Consejos del profesor Mesa: Los adolescentes y el alcohol

0
940

Por Braulio Mesa, ESL Newcomer Academy/ (502) 485-6324; braulio.mesa@jefferson.kyschools.us 

El Kentubano, edición 123, Octubre 2019

En la actualidad hay infinidad de “razones” por lo que muchos jóvenes adolescentes abusan de las bebidas alcohólicas.  Esto es algo que conlleva a muchos problemas graves y en ocasiones trágicos. Según una encuesta realizada anónimamente, algunas de estas razones son:

  • Desinhibición: Los jóvenes entre 14-18 años, buscan estar más seguros y “según ellos” el beber les da valor para hacer cosas para lo que no están preparados. El alcohol es su compañero contra la timidez.
  • Integración: Los adolescentes sienten mucha necesidad de integrarse socialmente a un grupo y esto solo se puede lograr imitando la conducta de otros.
  • Ya no soy niño: El adolescente necesita expresar su identidad y demostrar que ya no es un niño.
  • Placer y evasión: Culturalmente nuestra sociedad bebe por todo. Los adolescentes beben para pasarla bien, porque es divertido, para huir de problemas, para imitar a los padres o porque no hay otra cosa que hacer.
  • Para tener sexo: La principal razón por lo que los jóvenes comienzan a beber es para dar los primeros pasos en iniciar las relaciones sexuales.
  • Hijos sin límites: Como esperar que nuestros hijos no beban si somos demasiado permisibles y permitimos que estén en una fiesta hasta la madrugada e incluso, en ocasiones, le ofrecemos de beber.

Además de estas razones, hay que resaltar la poca información de los padres sobre este tema, la poca comunicación padres-hijos, así como la incorrecta aplicación de normas y reglas educativas en la familia. Un padre o una madre que beben con frecuencia, no pueden ser una buena referencia para sus hijos. Según estadísticas recientes, más del 20% de jóvenes, entre 9no-12mo grado, han consumido alcohol al menos una vez al mes. Los expertos recomiendan discutir con los hijos desde muy temprana edad lo que es el abuso del alcohol, su consumo, los peligros y lo que dice la ley al respecto. Incluso, se pueden influir positivamente sobre el tema, aunque los hijos sean ya adolescentes, siempre y cuando los padres tengan una buena influencia sobre estos.

Los adictos jóvenes al alcohol, también tienden a desarrollar otras adicciones. Así que, para evitar que un joven se convierta en un alcohólico es necesario:

  • Informarle bien sobre el tema, sus efectos y sus consecuencias.
  • Explicarle que no hay que tomar por cualquier motivo, existen otras maneras de diversión.
  • Hacerle entender que en cuanto sienta los primeros síntomas, como mareo, debe dejar de tomar.
  • Estar en comunicación constante con sus padres, etc.

Este tema es bien controversial y existen muy variados puntos de vista, pero trataremos de ofertar una lista con los 10 puntos más negativos sobre el consumo del alcohol y sus consecuencias:

  • Sobrepeso: no es algo nuevo, pero sí, el alcohol engorda y mucho más de lo que pensamos, además estropea la piel.
  • Enfermedades: hablo de enfermedades como la cirrosis o serios problemas de riñón, hipertensión, depresiones, etc. Desde luego, no por tomarse un par de copas se enfermarán, pero claramente, los que empiezan a beber a temprana edad están tentando a su suerte.
  • Cáncer: de boca, de esófago, de pulmón, de colon, etc. No se dan cuenta que puede ser por su propia culpa.
  • Problemas de personalidad: de repente estás muy contento, eufórico y con un simple “click” el estado de ánimo puede llegar a cambiar hasta puntos insospechables, hasta no llegar a conocerse ni ellos mismos, volverse violentos, decir cosas de las que luego se pueden arrepentir, meter en problemas a personas que quieren y un largo etc.
  • Problemas sexuales: en los jóvenes, problemas de erección y en las chicas problemas en la menstruación.
  • Dependencia: el alcohol crea dependencia y a eso súmale el dinero que pierdes.
  • Riesgos de accidentes: por culpa de bebedores, muchas personas acaban trágicamente, en suicidios, etc.
  • Pérdida de memoria: por el exceso de alcohol, en ocasiones, no recuerdan que se arrastraron por el piso, que vomitaron y un poco tiempo antes hablaban y reían sin problemas.
  • Coma etílico: por no saber cuál es su límite, pueden provocar su propia muerte.
  • Resaca: consecuencia final del abuso del alcohol y para mi entender, el más pasajero de todos: dolor de cabeza, sed, malestar, acidez, etc.

Hay dos grupos de padres, los que constantemente dicen no bebas, no fumes, no te juntes con esas personas, no te vistas así. Otros, por el contrario, son el extremo opuesto, no se meten en nada. Ambos están cometiendo errores. Lo ideal es encontrar un término medio, un equilibrio para lograr los mejores resultados, ya que seremos escuchados y estaremos dando algo de espacio a nuestros hijos. Y finalmente, tenemos que meterles en la cabeza que el alcohol no los va a ser mejores, ni les va a solucionar ningún problema, al contrario, les va a generar otros muchos más y que aquellos que incitan a que lo consuman, no son verdaderos amigos, ya que cuando estén en problema o enfermos, son ellos los primeros que desaparecen. Evidentemente, nada de esto es tan fácil como parece, hacerlo bien es muy difícil, tenemos que dar la cara y enfrentarnos con nuestros hijos, hay que pensar más, etc. Lo más fácil, no hacer nada cueste lo que cueste.