Aprueban nuevas disposiciones referentes a la reparación de viviendas

El Gobierno anunció este miércoles que el próximo 15 de enero entrarán en vigor nuevas disposiciones legales, a través de las cuales “los cubanos que realmente lo necesiten” podrán solicitar subsidios para “la compra de materiales de la construcción y el pago de mano de obra para iniciar, reparar o rehabilitar su vivienda por esfuerzo propio”.

De acuerdo con el diario oficial Granma, “constituirán prioridad (…) las familias afectadas por catástrofes —ciclones, inundaciones, deslizamientos de tierra, incendios y otros considerados como tales—, y los casos sociales críticos, de manera particular aquellos que habiten en condiciones vulnerables”.

El diario del Partido Comunista aclaró que los interesados deberán demostrar “que por falta de solvencia económica no pueden pagar el precio actual de los materiales de construcción o la mano de obra para ejecutar las acciones constructivas”.

La medida es otro paso para “eliminar las gratuidades indebidas y los subsidios excesivos, bajo el principio de compensar a las personas necesitadas y no subsidiar productos de manera general”, dijo Granma.

Centenares de familias llevan hasta más de una década en albergues, después de haber perdido sus viviendas por los destrozos causados por los huracanes y a la espera de que el régimen cumpla su promesa de proporcionarles una casa. Otras viven en edificaciones en peligro de derrumbe. No está claro si con este subsidio el Gobierno, que sistemáticamente incumple sus planes de construcción, busca dar por saldada su deuda con esas personas.

Las disposiciones legales fueron publicadas este miércoles en la Gaceta Oficial.

Según un acuerdo del Consejo de Ministros, el “financiamiento disponible para el subsidio” dependerá de la venta de materiales de construcción en cada provincia y será “el 48,5% del impuesto recaudado” sobre la comercialización.

De los proyectos “será subsidiada la ejecución de la célula habitacional básica, que se corresponde con una vivienda de 25 metros cuadrados de superficie útil como máximo, cuyo valor no exceda de 80.000 pesos cubanos, (unos 3.300 dólares)”.

Para “acciones de conservación menores” el monto será de hasta 5.000 pesos cubanos (208 dólares), y para “trabajos de mayor complejidad”, de hasta 10.000 (417 dólares).

Granma dijo que las solicitudes se estudiarán caso por caso. El beneficiario quedará obligado, mediante la firma de un contrato, a realizar la obra pactada. Deberá hacer las compras de materiales de construcción “a través de un cheque de gerencia emitido por la entidad bancaria a favor de la Unidad de Venta Minorista”.

“En el caso de que se decida pagar mano de obra, dicho cheque será a nombre del trabajador por cuenta propia que ejecutará las acciones constructivas”, explicó el diario oficial.