Beijing firma acuerdos en petróleo con La Habana y le otorga más créditos

Xi Jinping y Raul
El vicepresidente chino, Xi Jinping, y Raúl Castro. La Habana, 5 de junio de 2011. (AP)

DDC

El vicepresidente chino desea al régimen que ‘el pueblo cubano conquiste sin cesar mayores éxitos en la construcción del socialismo’.

La Habana y Beijing reforzaron su alianza política y económica con 13 nuevos acuerdos suscritos este domingo en La Habana en presencia de Raúl Castro y el vicepresidente chino, Xi Jinping, informó la AFP.

Esos acuerdos “constituyen una expresión de la voluntad política de los dos partidos (comunistas, únicos) y gobiernos, de continuar profundizando sus vínculos”, dijo una nota oficial cubana.

Los acuerdos prevén una línea de créditos, la reestructuración de otras dos, la entrega de un donativo y el desembolso de un préstamo para modernizar el sector de la salud, según una síntesis entregada a la prensa, que no precisó los montos.

También incluyen cooperación para ampliar la refinería de petróleo en Cienfuegos y construir una planta de gas licuado, un muelle y realizar el dragado del puerto de esa misma provincia.

El vicepresidente chino arribó la noche del sábado a La Habana, primera escala de una gira que lo llevará esta semana a Uruguay y Chile.

Xi y Castro analizaron “el excelente estado de las relaciones bilaterales e intercambiaron sobre temas internacionales”, dijo la nota oficial.

Considerado como el principal candidato para la sucesión del presidente Hu Jintao, Xi es el primer dirigente chino que visita Cuba después de que el VI Congreso del Partido Comunista (PCC).

“El recién concluido VI Congreso del Partido Comunista de Cuba marcó el rumbo para el desarrollo del país”, dijo a su llegada y deseó que “el pueblo cubano conquiste sin cesar mayores éxitos en la construcción del socialismo”.

Esta visita “simboliza una nueva etapa histórica en las relaciones” bilaterales, dijo a Radio China Internacional, Wu Hongying, directora del Instituto de América Latina de la Academia de investigación de relaciones internacional contemporáneas de China.

“Con la profundización de la reforma cubana y la ampliación de las medidas de apertura llamarán más atención a las empresas chinas, aumentarán las colaboraciones (…) en importantes sectores económicos, como la agricultura, telecomunicaciones, la infraestructura, el sector de servicios, la colaboración energética, entre otros”, agregó Wu, según el sitio de internet de la emisora.

China es el segundo socio comercial de Cuba —después de Venezuela— con un intercambio que empezó a recuperarse al pasar de unos 1.500 millones de dólares en 2009 —cuando cayó en 30%— a 1.800 millones el año pasado, según la embajadora china, Liu Yuqin.

Es además una vital fuente crediticia y aliado político, que tiene en Cuba múltiples inversiones en transporte, petróleo, equipos electrodomésticos y de comunicación e infraestructura turística.