Pueblos y lugares: Hershey, Mayabeque

Pueblos y lugares: Hershey, Mayabeque

Hershey-el-olvidado-pueblo-del-chocolate

Al oeste de La Habana existe un pueblo que lleva el nombre de las deliciosas confituras de chocolate Hershey. Hershey se encuentra a 45 kilómetros de La Habana en la Provincia Mayabeque.

Fue en esta zona, estratégicamente cercana a La Habana, donde el confitero, filántropo y empresario estadounidense Milton Hershey levantó un central en 1926 para refinar toneladas de azúcar crudo y exportarlas hacia su famoso imperio del chocolate en Pennsylvania.MiltonHershey

Buscando la comodidad y productividad de sus trabajadores, el terrateniente norteamericano ordenó entonces la construcción de viviendas, centros médicos y educativos, lugares de esparcimiento y de culto, y hasta un ferrocarril para el traslado de materiales y personas hasta el puerto capitalino. Así nació el pueblito, que fue construido con una arquitectura novedosa para la época y lo último en servicios para sus pobladores.

Como resultado de la aplicación exitosa del mismo proyecto en Cuba, todavía hoy llaman la atención de quienes visitan Hershey las casas que parecen salidas de libros, de películas estadounidenses, de otra época o de otro lugar. Chimeneas para calentarse en invierno, en medio del clima tropical cubano; grandes jardines, fachadas de piedra, altos ventanales de madera con rejillas protectoras del asedio de los insectos.

Una urbanización en verdad modelo para su época y para el fin económico que la originó, manzanas todas iguales, que sobresalen por la simetría. En el centro estaba ubicada una escuela pública, una farmacia o botica -como se conocía en la época a esos establecimientos-, un cine, una clínica y hasta bodegas y carnicerías con grandes neveras de congelación. Existía, además, un club para practicar béisbol, un campo de golf, así como una planta de energía, alcantarillado y agua potable.

Cabe destacar que, entonces, antes de que muchos comenzaran a preocuparse por la protección del medioambiente, Hershey –capitalista atípico, filántropo– mandó a sembrar árboles por todo el poblado para evitar la contaminación.

A este magnate también se le debe la puesta en marcha del primer y único tren eléctrico en Cuba, que cubría inicialmente el tramo Hershey – La Habana y todavía funciona, llevando personas entre La Habana y Matanzas.05-1140

Como la mayoría de los negocios privados en la Isla al triunfo de la Revolución, el central de Hershey -que había sido comprado por el magnate del azúcar Julio Lobo- fue expropiado y con esto se detuvo para siempre motor de la industria local. A pesar de que a partir de 1959 el gobierno le cambio el nombre al central y su batey por el de Camilo Cienfuegos, la fuerza de la tradición popular no ha impedido que todas las generaciones posteriores le sigan conociendo como el pueblo de Hershey.

Aún continúa moviéndose el tren conocido como de Hershey de Casa Blanca a Matanzas, en cuyo batey sigue estando la estación que lleva su nombre, y sus habitantes siguen evocando aquellos días tan singulares de la vida del batey como si, contando una y otra vez esa historia, se empeñaran en contender contra la indiferencia y el lamentable deterioro del que ha sido víctima ese ya legendario pueblo.

Fuentes: onlinetours.es; cibercuba.com; elnuevoherald.com