Derek Claxton, un orgullo hispano en el fútbol americano local

Derek Claxton, un orgullo hispano en el fútbol americano localreceived_289700281751423

Por Yany Díaz, El Kentubano

(El Kentubano, edición 115, febrero 2019)

Tiene solo once años y en tamaño supera a muchos niños de su edad. “Va a ser un gigante”, cuenta orgulloso el señor Ottelo Claxton, sobre su hijo Derek, segundo descendiente de una pareja de cubanos que llegaron a Kentucky hace varias décadas.

“Mi hijo empezó a jugar el futbol americano desde los 7 años, recuerda, la motivación la tiene desde los 3 años cuando no soltaba la pelota y yo veía que su hermano jugaba con sus juguetes, y él siempre con una pelota. Tenía una fuerza impresionante. Sin embargo, lo que me llevó a inscribirlo en los deportes fue a raíz que el niño fuera diagnosticado con trastorno por déficit de atención e hiperactividad”.

En el deporte Derek comenzó a desarrollar grandes habilidades, que a pesar de su corta edad le auguran un futuro prometedor en el área deportiva que se proponga y donde pone el empeño por alcanzar buenos resultados.

“El niño tenía mucha energía, y se descontrolaba en las clases y cuando decido ponerlo a practicar el futbol americano, el resultado fue positivo ya que se comenzó a enfocar más en sus materias y los maestros”.

Sin embargo, este pequeño guerrero no ha tenido una vida fácil.20180920_231036

“Él ha tenido muchos obstáculos desde pequeñito, nació casi muerto, a las 3 horas de nacer le hicieron tres cirugías exitosas a corazón abierto, padece asma, y es alérgico. Ha desafiado todos los obstáculos que ha enfrentado en su vida”.

Ottelo, hijo de emigrantes cubanos, inculca a su hijo la herencia cultural de sus abuelos y a pesar de haber nacido en este país, le enseña la pasión no solo por el idioma sino también por la comida cubana.

“Su restaurante favorito es el Havana Rumba. Todos los fines de semana me pide que lo lleve porque él es cubano también”.

Derek que cursa el sexto grado en Lassiter Middle School de Louisville, se desempeña como defensa en su equipo de futbol y demuestra constancia en la práctica donde ha destacado, hasta llegar al punto que varios entrenadores lo quieran en su equipo.

DSC00081

Claxton no solo sueña que su hijo algún día luzca orgulloso en su camiseta el apellido de sus abuelos cubanos, sino también que lo anima a cada día a echarle ganas para que se convierta en uno de los mejores del futbol americano. “Su futuro es brillante y no nada más en el deporte, pero en la escuela tiene que echarle ganas para ganarse una beca universitaria para llegar a jugar más arriba”.

“No hay muchos hispanos en el fútbol americano aquí en Kentucky, pero en otros estados como California, Texas, Florida se están mirando cada vez más su presencia en el deporte. Yo apoyo a mi hijo siempre porque no solo creo en sus habilidades sino porque estoy consciente de que la práctica sana de los deportes no solo lo convertirán en un hombre de bien, sino que le impondrán disciplina y principios necesarios para la sociedad”.

Kentubano February 2019 5-45 Update-26

LIVE OFFLINE
Loading...