Los estadounidenses dicen que el mayor problema del país es el gobierno

Durante generaciones, Gallup le preguntó a los estadounidenses cuáles eran los principales problemas de la nación. Las respuestas cambian año tras año, pero en su encuesta más reciente Gallup recibió una respuesta sorprendente.

El mayor problema no es la sanidad o las relaciones raciales, aunque los estadounidenses están preocupados por estos temas. No es la economía, que obtuvo una buena puntuación en la encuesta.

“Es el gobierno”, dijo el editor principal de Gallup, Jeff Jones.

En un podcast con el Dr. Frank Newport, editor jefe de Gallup, Jones dijo que el 23% de los estadounidenses dicen que el gobierno es el mayor problema de Estados Unidos.

“Eso es más o menos lo que era antes de la dimisión de Nixon”, dijo Jones, refiriéndose a la época de Watergate.

Con Estados Unidos enfrentándose a una deuda de 20 billones de dólares que se prevé que se dispare, uno se siente tentado a pensar que tal vez los resultados de la encuesta sugieren que los ciudadanos estadounidenses por fin se están arrepintiendo del gran gobierno. No esté tan seguro.

La idea de que el gobierno en sí mismo -y no simplemente las personas que lo administran- sea el principal problema, podría ser demasiado extraña para la mente moderna como para asimilarla. Como señaló Hayek en El camino de la servidumbre, los seres humanos tienen grandes dificultades para desaprender las cosas y la idea del gobierno como fuerza del bien está arraigada en la psique moderna:

“Estamos dispuestos a aceptar casi cualquier explicación de la crisis actual de nuestra civilización, excepto una: que el estado actual del mundo puede ser el resultado de un verdadero error por nuestra parte y que la búsqueda de algunos de nuestros ideales más preciados ha producido aparentemente resultados totalmente diferentes de los que esperábamos….

Que el socialismo democrático, la gran utopía de las últimas generaciones, no sólo es inalcanzable, sino que esforzarse por conseguirlo produce algo tan absolutamente diferente que pocos de los que ahora lo desean estarían dispuestos a aceptar las consecuencias, muchos no lo creerán hasta que la conexión haya sido puesta al descubierto en todos sus aspectos”.

Los estadounidenses pueden sentir un malestar general con el gobierno. Pueden albergar una sensación vaga y ligeramente inquietante de que algo falla, de que no funciona del todo bien.

Pero su fe en el gobierno, el gran igualador, probablemente siga siendo fuerte. Sospecho que la mayoría ha olvidado la famosa advertencia de Bertrand de Jouvenel: “Hay una tiranía en el vientre de toda utopía”.

Fuente: fee.org.es (Fragmentos)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *