Los precios al consumidor subieron el mes pasado a los niveles más altos desde 2008

¿Se está convirtiendo el aumento de los precios al consumidor en parte de la “nueva normalidad”?

Estamos ahora en el día 500 y pico de los “15 días para frenar la propagación”, y en el cuarto mes de la supuesta subida “temporal” de los precios al consumidor. Pero el carácter “temporal” de este repunte es cada vez más dudoso. De hecho, los datos recientemente publicados confirman que, al igual que los abusos de poder de los políticos por la pandemia, la inflación de los precios por la intromisión del gobierno se está convirtiendo en algo endémico por derecho propio.

Image Credit: Bureau of Labor Statistics

El Departamento de Trabajo acaba de publicar el Índice de Precios al Consumo (IPC) correspondiente al mes de julio, una herramienta imperfecta pero útil que mide las variaciones de los precios de un conjunto de bienes de consumo típicos. Muestra que los precios aumentaron un 0.5% de junio a julio, lo que supone una tasa anualizada de inflación de los precios al consumo del 5.4%. Algunos bienes experimentaron subidas de precios especialmente agudas en julio, como la energía, los alimentos, la vivienda, los autos usados y otros artículos de primera necesidad.

En conjunto, la elevada tasa de inflación de los precios al consumidor del mes pasado iguala el aumento de precios de junio y empata con el récord de la mayor subida en 12 meses registrada desde 2008. Como deja claro el siguiente gráfico, esto se está convirtiendo en una tendencia más amplia y no sólo en un repunte “temporal” de uno o dos meses como muchos afirmaban.

Por supuesto, las cifras de la inflación y el debate sobre el aumento de los precios pueden sonar a menudo distantes y académicos. Pero este fenómeno afecta a muchas vidas. La inflación de los precios erosiona la verdadera riqueza y el poder adquisitivo de los estadounidenses común y corrientes, haciéndolos a todos más pobres, ya que dólares ya no alcanzan. Los altos niveles de inflación de precios también significan que las ganancias salariales se anulan.

“La gente no valora la cifra de su sueldo en sí misma”, explica Peter Jacobsen, economista de la Fundación para la Educación Económica (FEE), “lo que a la gente le importa es lo que su sueldo le compra. Este concepto se llama verdadero salario”.

Cuando los salarios suben pero los precios suben aún más, “cualquiera que piense que el trabajador está mejor, está sufriendo la ilusión del dinero”, continúa. “Están confundiendo dólares con bienestar”.

Así pues, todos los estadounidenses, incluso los que han visto aumentados sus salarios en el último año, deberían estar preocupados por el aumento de los precios de los bienes de los que dependemos. Pero tampoco debemos olvidar que, en última instancia, estos niveles de inflación de los precios al consumo están, en parte, impulsados por la política gubernamental.

Como Jacobsen ha explicado ampliamente, la Reserva Federal intentó “estimular” la economía creando billones de dólares nuevos de la nada. Al hacerlo, contribuyó inevitablemente al aumento de los precios, ya que más dinero perseguía la misma cantidad de bienes. Así que, al menos en parte, se le puede agradecer a la gente de Washington DC por los actuales problemas de inflación.

Lamentablemente, es probable que la perjudicial tendencia al alza de los precios para el consumo continúe hasta que los políticos y burócratas admitan finalmente que su enfoque político estaba errado. Pero, no contengas la respiración esperando que eso ocurra.

Fuente: Brad Polumbo, fee.org.es

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

LIVE OFFLINE
Loading...