Fiscal de la Corte Penal Internacional pide detener a Gadafi por crímenes contra la humanidad

El dictador libio Muamar el Gadafi (der) y su hijo, Saif al-Islam. (REUTERS)
El dictador libio Muamar el Gadafi (der) y su hijo, Saif al-Islam. (REUTERS)

Tomado: DDC

También al hijo del dictador, Saif al Islam, y al jefe del espionaje libio, Abdula al Senussi.

El fiscal de la Corte Penal Internacional (CPI), Luis Moreno-Ocampo, dijo el lunes que solicitó una orden de arresto al dictador libio Muamar el Gadafi por crímenes contra la humanidad, informó Reuters.

Moreno-Ocampo también pidió a los magistrados, que ahora tienen que comprobar si hay suficientes evidencias para emitir las órdenes, que aprueben la detención del hijo de Gadafi, Saif al Islam, y del jefe del espionaje libio, Abdula al Senussi, por la violenta represión de las protestas en febrero.

El fiscal había anticipado la medida este mes, cuando dijo que solicitaría tres detenciones por la muerte “predeterminada” de manifestantes en Libia después de que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas remitiera en febrero la investigación de la violencia al tribunal, con sede en La Haya.

“La oficina recopiló evidencias directas sobre órdenes emitidas por el propio Muamar el Gadafi, evidencias directas de Saif al-Islam organizando el reclutamiento de mercenarios, y evidencias directas de participación de Al Senussi en los ataques contra los manifestantes”, dijo Moreno-Ocampo.

Añadió que la oficina del fiscal también había documentado cómo los tres mantuvieron reuniones “para planear operaciones” y Gadafi usó su “autoridad absoluta para cometer crímenes en Libia”.

Miles de personas han muerto en el conflicto en Libia, el más sangriento de las revueltas que han sacudido Oriente Próximo y el norte de África.

Responsables libios niegan haber matado a civiles. Dicen que se vieron obligados a adoptar acciones contra bandas de delincuentes armados y miembros de Al Qaeda, y que la campaña de bombardeos de la OTAN es un acto de agresión colonial destinado a apoderarse del petróleo de Libia.

Moreno-Ocampo indicó que la rapidez de su investigación se debe al consenso global de que los delitos cometidos en Libia tenían que ser investigados, aunque los jueces aún deben decidir si hay suficientes pruebas para proceder con las órdenes.

Moreno-Ocampo dice que tiene ‘fuertes evidencias’

La CPI no tiene fuerza policial y depende de los estados miembros para ejecutar las detenciones. Pese a que los bombardeos de la OTAN tienen como objetivo proteger a los civiles, Libia se ha sumido en una guerra civil, lo que complica seriamente los esfuerzos para detener sospechosos de la CPI.

Moreno-Ocampo dijo que su solicitud de órdenes de detención se basa en “fuertes evidencias” que incluyen fotografías, imágenes de vídeo y testimonio de personas de confianza del gobierno.

Libia no es miembro de la CPI y, por tanto, no está obligada a detener a los sospechosos de la corte.

Khaled Kaim, viceministro de Exteriores de Gadafi, criticó en una rueda de prensa a la CPI.

“Las prácticas de la CPI son cuestionables. Es un hijo de la Unión Europea diseñado para (juzgar) a políticos y líderes africanos”, dijo.

La OTAN vuelve a bombardear edificios oficiales en Trípoli

Entre tanto, la OTAN volvió a bombardear Trípoli, donde este martes ardían edificios oficiales, mientras Moscú recibía a emisarios de Gadafi antes de la visita prevista de representantes de la rebelión, informó la AFP.

Uno de los edificios en llamas era la sede de los servicios de Seguridad Interior y, el otro, el Ministerio de Inspección y Control Popular, el organismo encargado de la lucha contra la corrupción.

Ambos edificios están situados en la avenida Al Jumuriya, un barrio residencial y administrativo del centro de Trípoli, cerca de la residencia del coronel Gadafi.

El ministro de Inspección y Control Popular declaró que varios funcionarios del ministerio había resultado heridos.

El portavoz del gobierno, Musa Ibrahim, dijo por su parte que el ministerio había sido bombardeado a pedido de dirigentes del Consejo Nacional de Transición (CNT) de la rebelión, para borrar las pruebas de casos de corrupción en los que estaban implicados.

Por otra parte, el martes, fuentes allegadas al gobierno tunecino, indicaron que el ministro libio del Petróleo, Chukri Ghanem, un cacique del régimen de Muamar el Gadafi, se había ido de Libia y se encontraba en Túnez.

“Chukri Ghanem se fue de Libia y llegó a Túnez en un automóvil el 14 de mayo por el puesto fronterizo de Ras Jedir”, indicó la fuente a la AFP.

Ghanem “está actualmente en un hotel en Yerba (isla turística del sur de Túnez) y no ha intentado contactar a las autoridades tunecinas”, agregó.

Ghanem está incluido en una lista de miembros del régimen de Gadafi sancionados financieramente por Estados Unidos, publicada por el Departamento del Tesoro el 8 de abril pasado.

Rusia que mantiene relaciones formales con Trípoli, pidió el martes a emisarios de Gadafi, de visita en Moscú, que apliquen la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU.

“Hemos planteado los asuntos que reflejan nuestra posición de principio, que consiste, en primer lugar, en que lo más rápidamente posible deje de correr la sangre en Libia”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov.

“Hemos hecho valer que es indispensable para los dirigentes libios que empiecen a acatar plenamente la resolución del Consejo de Seguridad”, añadió.

Lavrov dijo haber instado al régimen libio a “cooperar con la ONU para permitir que se entregue ayuda humanitaria en todo el territorio” del país.

Rusia, miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, se abstuvo de vetar el 17 de marzo pasado la resolución de la ONU que autoriza la intervención de la coalición internacional en Libia.

Sin embargo, desde el comienzo de la intervención, acusó a los occidentales de violar el espíritu y la letra de la resolución.


LIVE OFFLINE
Loading...