Cheyla Tabares Cuesta: Los sueños no conocen de obstáculos ni fronteras

Su nobleza y sencillez la distinguen a la hora de emprender cada proyecto. Desde hace varios años dedica la mayor parte de su tiempo libre a colaborar y apoyar a la comunidad de la que forma parte. Natural de la provincia de Granma, al oriente de Cuba, Cheyla Tabares Cuesta, llegó a la ciudad de Louisville, Kentucky, hace apenas cinco años y con tenacidad y esfuerzo ha logrado obtener no solo resultados excepcionales como estudiante, sino la oportunidad de continuar sus sueños e ir a la Universidad.

Cheyla, llegas a los Estados Unidos y en poco tiempo has alcanzado todas las metas que te has propuesto.

Yo vine a este país con mi mama Yendris Cuesta Garcia, ella es la que me ha motivado siempre para continuar y ser consistente con lo que me proponga. Mi mayor inspiración siempre ha sido mi familia: mis tíos, mis tres primos pequeños, mi abuelo y el recuerdo de mi abuela que siempre está presente. Los últimos cinco años no han sido la excepción, he contado con un apoyo incondicional en todo momento.

Eres un ejemplo de lo que se puede lograr a base de dedicación ¿Cómo lo hiciste?

Mi trayectoria estudiantil ha sido parecida a la de muchos estudiantes inmigrantes: un comienzo difícil y poco a poco venciendo todos los obstáculos. Empecé 8vo grado en Hialeah Middle, a pesar de la gran mayoría ser hispanos me costó mucho trabajo integrarme. No entendía las clases y por primera vez estaba obteniendo malas calificaciones. Me sentía frustrada y desesperada al no saber cuándo iba a volver a participar en clase. Después de seis meses mi familia decide mudarse a Kentucky, y entro a ESL Newcomer Academy. Aquí, fue donde aprendí más sobre el sistema americano y como poder triunfar en él. Ya hablando un poco de inglés entré a Southern High School y luego a Central High School. En los últimos cuatro años participé en programas que me gustaban y beneficiaran en la vida. Y así fue como encontré uno de mis propósitos de vida: ¡ayudar a mi comunidad hispana!

Recientemente fuiste seleccionada para acceder a una beca que te permitirá continuar con tus sueños, ¿cierto?

 Si. Afortunadamente este es el país de las oportunidades, pero nosotros tenemos que buscarlas. Gracias a Adelante Hispanic Achievers que me ayudó infinitamente en este proceso de aplicar a la universidad, tuve el conocimiento de cómo funcionan las becas. En mi último año de high school, el cual fue completamente online, me dediqué a aplicar a las universidades y sus respectivas becas. La mayoría de las universidades tienen becas llamadas “premier scholarships” y si calificas para ellas pues ¿por qué no aplicar? También están las becas que no están afiliadas a las universidades y son de la comunidad. Gracias a todas las ayudas estaré asistiendo a Bellarmine University libre de costo con las becas “The Bellarmine Scholar Award, JCPS Employee Scholarship and a few others”.

¿Qué carrera planeas estudiar en la Universidad?

Pronto empezaré mi primer año como estudiante de pre-medicina. Yo utilicé high school para explorar mis intereses; gracias al Magnet de pre-medicina en Central High descubrí que me gusta mucho la Medicina y poder brindarles ayuda a todas las personas cuando más lo necesitan. Hay muchas disparidades de salud afectando principalmente a las comunidades minoritarias y me gustaría poder ayudar a reducirlas. Mi mamá es neonatóloga, cuando pequeña frecuentaba su trabajo en Cuba. Hasta el primer año de high school rechazaba la idea de ser doctora, pero después de conocer posibles campos de trabajo y profesiones, me di cuenta de que me gustaba mucho la Medicina. Mi mamá tuvo el mayor impacto y también conocer la necesidad que tenemos todos los humanos de sentir apoyo y ver ejemplo para seguir adelante. Con esto me refiero a ser referencia, yo aspiro a ser doctora, dar a conocer mi historia y que en mi comunidad puedan decir “si ella lo hizo, yo también puedo”.

¿Como te sientes al haber logrado tantos éxitos como estudiante y haberte enrollado en nuevo futuro en la Universidad de Bellarmine?

Me siento muy nerviosa y a la vez emocionada de empezar una nueva etapa en mi vida. Agradecida por todas las oportunidades que se me han presentado y metas que con mucha ayuda he logrado alcanzar.

Cheyla, no solo representa un orgullo para nuestra comunidad, su ejemplo es una lección de madurez para cada uno de los jóvenes emigrantes que llegan a este país, sobre todo porque nos ha demostrado que los sueños no conocen de obstáculos ni fronteras.

Por Yany Díaz, El Kentubano, edición 144, Agosto 2021

Exaltando, reconociendo, y aplaudiendo las buenas obras y a los líderes de nuestra comunidad…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

LIVE OFFLINE
Loading...