Consejos del profesor Mesa: Autolesiones de adolescentes

Profesor Braulio Mesa

Por desgracia, en los años de experiencia que he acumulado he visto varios casos donde los adolescentes se autolesionan con varios objetivos. Pero ¿qué forma más rara de expresar algo? Este fenómeno en la actualidad no es aislado y lo he visto aumentar, incluso en estudiantes bien jóvenes. Esta forma riesgosa de expresar un conflicto emocional se denomina autolesión o autoagresión.

La autolesión son daños que se le hacen al propio cuerpo de forma intencional para liberar emociones (cortes, quemaduras, rasguños, etc.). Generalmente esto lo hacen los adolescentes y en lugares fáciles de ocultar, bajo las ropas, en las extremidades o en el abdomen. Ahora, tratemos de entender por qué ocurre. Una relativa explicación sería imaginarse la olla de presión con una válvula para liberar la presión. Los adolescentes que se autolesionan si liberan su presión interna, pero, de todas maneras, siguen sintiéndose dolidos, de mal humor y muy tristes. Estos actos se realizan para poder lidiar con elevados montos de estrés, falta de comunicación, muchas horas de soledad, incomprensión por parte de sus padres, desengaños amorosos, acoso escolar, malas calificaciones, divorcio, muerte de alguien muy cercano, etc. De esta manera logran materializar en algo concreto y doloroso su dolor emocional e incomprensiones. Es importante tener en cuenta que cuando una persona se provoca heridas, el cuerpo secreta endorfinas que provocan un cierto bienestar que produce una sensación placentera momentánea. La mejor manera de prevenir este mal es a través de una buena comunicación, enseñándoles a conocerse y respetarse a sí mismos. De esta manera, nuestros hijos, crearán las herramientas necesarias para combatir momentos de angustia y estrés. Se ha visto que aquellas personas con mayor inteligencia emocional (capacidad de adaptación, autoestima, empatía, comunicación, asertividad, etc.) tienen más éxito en resolver sanamente sus conflictos emocionales que quienes no lo han desarrollado. Por otro lado, aquellos que tienen menor inteligencia emocional y tienden a estados depresivos, son más propensos a agredirse a sí mismos en momentos altamente estresantes.

Suicidios: ​Los expertos alertan de que la crisis económica por la pandemia  puede disparar los suicidios​ | Público

Recuerdo ahora al psicólogo que le prestaba consejería a unos de mis estudiantes que se autolesionaba con frecuencia (yo estaba presente al servir de traductor), este explicaba que es muy importante reconocer la intensidad de la emoción y cuando se siente el deseo de hacerse daño. En estos momentos es importante distraer este impulso concentrándose en la respiración, hablando con alguien de confianza, escribiendo en un diario lo que se siente, contando hasta el número que sea necesario, pintando, etc. Con estos ejercicios buscas centrarte en lo que causa este malestar y no en el deseo de autolesionarse. Por otra parte, es necesario aprender a controlarse por sí mismo sin lastimarse. Esto no es fácil, pero con práctica puedes manejar el estrés y descubrir las actividades que te calman. Pero, atenderse con un profesional es la mejor vía para evitar riesgos, este elaborará el o los tratamientos adecuados.

¿Qué podemos hacer para detectar si mi hijo se autolesiona? Primero debemos evaluar si tenemos buena comunicación con él, si respondemos a sus dudas propias de un adolescente, si por problemas de nuestro trabajo permanece largas horas a solas en casa, etc. Posteriormente, chequear su ropa y su cama para hallar rastros de sangre, si permanece muy callado y por largas horas en su cuarto, si está malhumorado y después de estar solo por un rato mejora su ánimo, si cambia su carácter constantemente, si usa camisas con mangas largas todo el tiempo, si tiene baja la autoestima, etc. Ahora, si descubres que tu hijo tiene esta conducta, antes de preguntarle nada, por favor, acude a un especialista por ayuda. Él puede recomendarte cómo llevar esta conversación. Pero, el por qué lo hace es difícil de contestar. Este comportamiento está poco estudiado y los estudios aseguran que los adolescentes se autolesionan porque no puede canalizar de otra forma la presión que sienten y es en esta etapa que la presión emocional es más grande. Este comportamiento que ha comenzado a investigarse a profundidad hace poco tiempo es bastante común en la adolescencia y es más habitual en las hembras que en los varones.

Finalmente, recomiendo que hay que estar muy al tanto de nuestros hijos adolescentes, pues este problema se torna invisible, difícil de detectar y está presente y ocurre muy a menudo. Esta conducta que comienza con cortes y quemaduras, que suelen ser leves al principio, con el tiempo, sin la debida atención, pueden hacerse más profundas, frecuentes, graves y terminar con la muerte.

Por Braulio Mesa, ESL Newcomer Academy/ (502) 485-6324; braulio.mesa@jefferson.kyschools.us 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *