Pueblos y lugares: La Ciudad Nuclear de Juraguá

ELKentubano edición 115, febrero 2019

Una enigmática ciudad ubicada a 25 millas de la ciudad portuaria de Cienfuegos luce un desconcertante paisaje de altos edificios semi-construidos y torres de hormigón por acabar, parques, escuelas y canchas deportivas que no llegaron a ser más que un proyecto que nunca se hizo realidad.Ciudad-Nuclear-X

Corría el año 1976 y en medio de la Guerra Fría, la Unión Soviética proyectó construir una gran planta nuclear en Juraguá, un lugar ubicado exactamente al poniente de la bahía de Jagua en Cienfuegos, en el centro sur de Cuba.

El proyecto de la planta Juraguá, conocido como “La obra del siglo”, fue lanzado con la participación técnica y financiera de la antigua Unión Soviética, y estaba diseñado para cuatro unidades con reactores rusos VVER, con una potencia de 440 megavatios cada uno, que debían entrar en funcionamiento entre 1995 y 1996.

Para ver este sueño realizado, una pequeña ciudad tenía que estar a seis millas de la planta -contaría con 4.200 viviendas destinadas a las familias de los trabajadores de la construcción, científicos, ingenieros, técnicos, etc. La ciudad, urbanizada con las normas soviéticas fue inaugurada oficialmente el 13 de octubre de 1982.

Sin embargo, uno de los peores accidentes nucleares de la historia ―ocurrido en la central de Chernóbil (actual Ucrania) en 1986― y la posterior desaparición de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) paralizaron y finalmente dieron al traste con la gigantesca obra. El proyecto fue paralizado en 1992 por falta de recursos financieros, cuando las obras se encontraban a un 50 por ciento de su ejecución y se habían invertido unos 1.100 millones de dólares, empleando a más de 10,000 obreros.Juragua

La otrora llamada “Ciudad Nuclear” hoy día es un pueblo de estilo soviético, en donde viven cerca de 9.000 personas -entre ellas muchos rusos que hicieron familia en la Isla- entre casas a medio construir y torres de hormigón sin terminar. En el lugar abundan las ruinas de lo que fueron en su tiempo albergues, almacenes, oficinas, decenas de construcciones abandonadas y canibalizadas por los “picapiedras”, como los lugareños llaman a la gente que se dedica a extraer bloques, cabillas y losas de las ruinas.

Entre las ruinas destaca un enorme edificio de 18 plantas visible desde todos los puntos de Juraguá.

En 2015 las autoridades cubanas anunciaron un plan para convertir Juraguá en un almacén nacional de residuos peligrosos.

Después del descalabro de la central atómica, el Gobierno creó una fábrica de tabacos y promovió la agricultura como fuente de empleos. Sin embargo, algunos pocos residentes aún se debaten entre quedarse y esperar un mejor futuro o marcharse a alguna ciudad cercana. Aunque hay vida en la Ciudad Nuclear, los jóvenes lo tienen claro: no quieren vivir en una ciudad fantasma.

Fuentes: Foreign Affairs; 14ymedio.com; cibercuba.com

Ciudad-Nuclear-1

LIVE OFFLINE
track image
Loading...