The Washington Post: “Los cubanos han perdido el miedo y la paciencia con un sistema en decadencia”

El periódico The Washington Post presentó la opinión de los cubanos luego del triunfo del “Sí” al referendo constitucional del pasado 24 de febrero, con un arrasador 86.85% de los votos.

“En el último voto constitucional en 1976, cuando (Fidel) Castro estableció un estado totalitario, el 99,02% votó que sí. Lo que es notable en Cuba no son las malas maniobras del Partido Comunista, sino los signos inequívocos de que cientos de miles de personas han perdido el miedo a las autoridades y han perdido la paciencia con un sistema económico y político en decadencia”, declaró en la publicación.Cartel El Kentubano

La publicación considera que “la nueva constitución es obra de la camarilla autoritaria que tropieza después de la muerte de Castro”.

Recalcó que fue una comisión creada por Raúl Castro, líder del partido comunista, fue quién decidió los cambios de la reforma y las condiciones para el referendo, por lo que prácticamente había una ausencia de una verdadera competencia política y por ende de un ejercicio democrático.

Reprobó las acciones gubernamentales que omitieron a los votantes de la opción “No”, censuraron a los medios locales que sí los tomaron en cuenta y reprimió activistas que exhortaban al voto negativo, como Daniel Ferrer García.Image result for washington post

“La nueva constitución no es tan terrible. Reconoce la propiedad privada para un ‘papel complementario en la economía, pero continúa consagrando un sistema económico socialista basado en la propiedad de todas las personas sobre los medios fundamentales de producción como la forma principal de propiedad, así como la dirección planificada de la economía”, añadió The Washington Post.

De acuerdo al diario, “para la mayoría de los cubanos, esta realidad es una distopía que recuerda a la Unión Soviética, con escasez de huevos, leche y otros elementos básicos”.

“Hace dos décadas, el líder opositor cubano Oswaldo Payá movilizó a miles de cubanos por los principios de la democracia con el Proyecto Varela, una campaña de peticiones ciudadanas. Payá, quien murió en un accidente automovilístico sospechoso en 2012, buscó apoyo para el Proyecto Varela instando a los cubanos a no tener miedo”, continuaba la publicación.

El artículo concluyó con la reflexión sobre la asimilación del pueblo cubano de su realidad y de su régimen. Una sociedad inconforme, inquieta y sin miedo que cada vez es más consciente de sus carencias y anhela el cambio.

Fuente: periodicocubano.com