Deporte local: Yamila Mora, gloria de la gimnasia cubana

Deporte local: Yamila Mora, gloria de la gimnasia cubanaYamila Mora

Por Yany Díaz, El Kentubano  

(El Kentubano, edición 111, Octubre 2018)

“La gimnasia es mi vida”, es lo primero que escuché, y supe que podría quedarme horas allí sentada escuchando las historias que con dulzura y una mezcla de añoranza, me llevaban a la abstracción total del tiempo.

Yamila Mora Elvires aún conserva la majestuosidad en sus manos y la elegancia de los movimientos, que solo el paso por un deporte tan refinado en la destreza de sus ejecuciones puede aportar al cuerpo humano. Esta mujer, exatleta olímpica, llego a radicarse a la ciudad de Louisville, Kentucky hace apenas dos años, luego de una larga trayectoria en Cuba y México.

“Decidí escoger la gimnasia artística porque desde los 5 años sentí un gran interés por ese deporte y con los entrenadores Ramón Morales y Teresa Oliva, comencé a ejercitar a esa edad y poco a poco fue creciendo muy dentro de mi esa pasión por la gimnasia artística. Ellos potenciaron el talento y me convirtieron en una atleta de alto rendimiento. A los 7 años participé en mi primera competencia en los Juegos Escolares nacionales, obteniendo medalla en diferentes modalidades tales como viga asimétrica, caballo de salto y ejercicios a manos libres”.

Natural de la provincia de Camagüey, la impronta de Yamila, no solo se circunscribió a las medallas obtenidas año tras año en el deporte nacional, sino también en representar a su país en eventos mundiales como los Juegos Olímpicos de Moscú 80, los Juegos juveniles de la amistad en Corea, entre otros. En una etapa donde la preparación y el prestigio en la gimnasia gozaba de un alto nivel.Yamila Mora (2)

“A lo largo de mi trayectoria deportiva mi familia ha representado el lugar más importante porque ha sido un apoyo muy grande a lo largo de mi carrera. Mi hijo mayor prácticamente se crio viendo a su mamá competir y puedo afirmar que han sido ellos el motor para mis logros”.

Su admiración aún continúa latente hacia esta disciplina y a sus grandes figuras, en especial una que tuvo gran influencia en sus inicios. “Fue fantástico, su rutina en los Juegos Olímpicos de Montreal, en 1976, la perfección en la gimnasia apareció con Nadia Comaneci y con ella, su leyenda. La gimnasia olímpica para mí lo es todo, me siento muy agradecida y realizada como deportista y exatleta que fui, amo profundamente este deporte tan elegante lleno de mucha destreza y virtuosismo”.

Sin embargo, luego de su retiro del deporte de élite, Yamila decidió dedicarse a la formación de las nuevas generaciones. Participando también en las clínicas de arbitraje y como jueza de la gimnástica en diferentes competencias. En el año 1992 llegó al país azteca como entrenadora de gimnasia olímpica en la ciudad de Colima, en el estado de Jalisco, donde colaboró en llevar esta disciplina a un nivel superior.

“Ser entrenadora para mí fue también una experiencia maravillosa, porque amo la gimnasia artística y si algún día volviera a nacer, volvería hacer lo mismo me siento satisfecha orgullosa y realizada como deportista”.En Mexico

LIVE OFFLINE
Loading...