Estados Unidos enfrenta la peor escasez de trabajadores que se haya visto en décadas

La economía americana enfrenta la escasez de trabajadores más aguda vista en décadas y muchos economistas creen que esta situación podría durar años. Más de 4.3 millones de trabajadores desaparecieron del mercado laboral americano. Algunos de ellos decidieron dejar de trabajar permanentemente.

La participación laboral entre la población mayor de 16 años pasó de constituir el 63.3 % a comienzos del 2020, a alrededor del 61.6 % en septiembre del 2021, una caída casi de dos puntos porcentuales. Aunque una caída del 2 % puede parecer poco, ésta representa la mayor disminución en la participación laboral en Estados Unidos desde la segunda guerra mundial. Todos los grupos demográficos se vieron afectados por la salida masiva de trabajadores del mercado laboral.

Mientras que los asiáticos casi han vuelto a retomar sus niveles anteriores de participación, para el resto de los grupos demográficos la participación se recupera con lentitud; para las mujeres la recuperación no va con lentitud, sino que parece haberse estancado completamente.

Las compañías se han adaptado elevando salarios, reorganizando horarios, incrementando los beneficios laborales. Sin embargo, estas medidas no han logrado atraer a suficientes personas devuelta al trabajo y el país sufre las consecuencias de la falta de personal. Algunas empresas, resignadas a la realidad, comienzan a invertir en automatización para sustituir a esos empleados que, parece, no volverán.

Las bodegas no tienen suficiente personal para organizar todos los pedidos, e incluso si los tuvieran no hay suficientes camioneros para despachar la masiva cantidad de mercancía que aguarda en bodegas y puertos para ser distribuida en Estados Unidos.

Mientras tanto, los restaurante tienen que reorganizar horarios para poder prestar servicio sin afectar la experiencia del cliente por la falta de meseros. En el sector de la construcción miles de obras se retrasan porque no hay suficiente obreros calificados disponibles para hacer el trabajo pesado.

Los economistas debaten sobre las razones por las que menos personas están dispuestas a trabajar. Algunos argumentan que debido a los subsidios por desempleo mucho personal de poca calificación se ha negado a regresar a las labores. Sin embargo, el levantamiento de este subsidio en la mitad de los estados de la Unión no ha tenido una repercusión significativa en el número de vacantes ocupadas.

La perspectiva de una menor fuerza laboral podría golpear con especial fuerza a los grandes empleadores. Para la temporada navideña, entre Amazon y Walmart hay más de 300,000 vacantes abiertas, mientras que empresas de transporte como FedEX y UPS tienen más de 200,000 puestos de trabajo abiertos.

Fuente: elamerican.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *