Sin noticias de Trump, los medios principales perdieron casi un 40% de su audiencia en 2021

El 2021 no fue un buen año para los medios principales que perdieron casi el 40 por ciento de su audiencia principalmente en sus programas de noticias, un alto contraste con el 2020 y durante la gestión de Trump, donde vieron un crecimiento exponencial de su audiencia.

Según datos de la analista Nielsen, CNN perdió un 38 por ciento de su audiencia en el horario pico de las semanas, Fox News a pesar de ser el canal más visto por sexto año consecutivo, en el mismo horario perdió el 34 por ciento de su audiencia, para MSNBC la caída fue del 25 por ciento los días de semana también.

Los canales de noticias sufrieron una pérdida menor en comparación, los programas “World News Tonight” y “CBS Evening News” de la ABC cayeron un 12 por ciento cada uno y la audiencia de “Nightly News” de la NBC un 14 por ciento.

Los medios digitales como el New York Times y el Washington Post, perdieron un 34 y un 44 por ciento de visitantes únicos respectivamente, según una medida hecha por Comscore en noviembre de 2021 comparado con el mismo mes del año pasado.

NewsWhip una compañía dedicada a seguir los medios, examinó 14 millones de artículos políticos en Internet el año pasado y descubrió que tenían una media de 924 interacciones en las redes sociales, según un reporte de Breitbart.

Los 13,5 millones de artículos que NewsWhip analizó en 2021 se redujeron a una media de 321 interacciones, una disminución de dos tercios.

Cuáles son las hipótesis

A pesar de que el 2021 también tuvo un largo periodo en el que la gente estuvo de cuarentena o evitando salir con miedo a la pandemia, y que por ende presenta el escenario ideal para recurrir a la TV como forma de entretenimiento, aun así, los medios principales perdieron audiencia.

Pero la disminución de la audiencia de los medios principales, no parece responder al contexto.

El factor Trump

No, Trump Is Not Attacking Freedom of the Press

A diferencia del actual presidente, Joe Biden, Donald Trump era muy activo en las redes sociales, tenía una enorme audiencia y su estilo directo, crítico y a veces sin filtro –características inusuales en mandatarios– generaba mucha interacción en la opinión pública.

Por supuesto muchos de aquellos que seguían a Trump, entre ellos periodistas a la caza de noticias, no lo hacían por simpatizar con él, sino para criticarlo. Es decir, parte de su audiencia eran sus opositores.

Gran parte del tráfico de los medios de comunicación procede de las redes sociales, y quizá por eso, cuando Facebook, YouTube y Twitter suspendieron las cuentas de Trump, pudo producirse un descenso considerable de las visitas y la interacción.

Biden particularmente no utiliza redes sociales, tampoco contesta preguntas de los medios y solo suele leer sus discursos sin salirse del guión, un gran contraste con el expresidente.

Sesgo mediático

The Media Research Center, una organización dedicada a vigilar el sesgo mediático de los medios liberales o de izquierda, cuyo lema es ‘crea en América, no en los medios’ documentó a lo largo de la gestión de Trump, todas las instancias en que los medios principales reportaban noticias positivas como negativas o utilizan diferentes estándares medir a Trump y a Biden.

Por ejemplo, durante la pandemia, CNN reportó sobre un evento en la Casa Blanca con unas decenas de personas en la que hablaron Ivanka Trump, el mismo presidente y otros, llamándolo ‘un evento super difusor’ del virus.

Sin embargo, las manifestaciones de miles de personas de la organización marxista Black Lives Matter que además de terminar en saqueos y destrucción, CNN concluyó que estas no generaron ningún contagio.

Trump catalogado de ‘Nazi’, ‘supremacista blanco’ y ‘racista’ a pesar de que sus políticas económicas beneficiaron enormemente a la clase media, que incluyen la población negra, latinos, hispanos y otras minorías.

En abril de este año, un director técnico de CNN fue grabado por Proyecto Veritas admitiendo los esfuerzos de la cadena para sacar a Trump de la Casa Blanca, manipular la audiencia con el miedo a la pandemia y otras prácticas no dignas de un medio de comunicación de tal envergadura.

No se puede negar que hacer periodismo neutral, periodismo verdadero, es realmente difícil de lograr pero quizás porque los medios principales –donde están los grandes capitales– han intentado normalizar el periodismo sesgado para atacar a la oposición, es que la gente está acudiendo a medios alternativos, periodistas independientes, redes sociales no convencionales no solo para mostrar su desaprobación sino por el afán de buscar la verdad.

Fuente: bles.com

DESINFORMACIÓN EN PANAMÁ, LA LUCHA ENTRE EL BIEN Y EL MAL DE LOS PERIODISTAS

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *