Carga pesada para los consumidores a medida que se acercan las vacaciones: precios al alza.

Un aumento cada vez mayor de la inflación para necesidades fundamentales como alimentos, alquiler, automóviles y combustible para calefacción está preparando a los estadounidenses para una temporada de compras navideñas y de Acción de Gracias económicamente difícil.

Los precios para los consumidores estadounidenses subieron 6.2% en octubre en comparación con el año anterior, dejando a las familias enfrentando su tasa de inflación más alta desde 1990, dijo el miércoles el Departamento de Trabajo. De septiembre a octubre, los precios subieron un 0,9%.

La inflación está erosionando las fuertes ganancias en sueldos y salarios que han llegado a los trabajadores estadounidenses en los últimos meses, creando una amenaza política para la administración Biden y los demócratas del Congreso e intensificando la presión sobre la Reserva Federal, ya que considera qué tan rápido retirar sus esfuerzos para impulsar la economía.

El aumento de los precios ha sido una fuerte demanda de los consumidores, que se ha topado con una persistente escasez de suministro debido a los cierres de fábricas relacionados con COVID en China, Vietnam y otros fabricantes extranjeros. Los empleadores estadounidenses, que enfrentan escasez de trabajadores, también han estado otorgando aumentos salariales considerables, y muchos de ellos han elevado los precios para compensar esos costos laborales más altos.

Fuente: kentuckytoday.com, Traducido por: David Vázquez

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *