Rostros locales: José Da Silva, a mi Venezuela la llevo en el corazón

Por Yany Díaz, El Kentubano, edición 141, mayo 2021; (fotos cortesía de Freddy Henriquez)image_50736641

Pueden pasar las horas escuchándolo hablar, pues con una excelente oratoria llega a trasladarnos al país que conoció, que dejó atrás hace más de dos décadas y que tristemente cambió para siempre. No he conocido alguien que hable con tanto amor y fervor de su país como este venezolano, que lleva bien alto su bandera y su Venezuela en el corazón. Jose Da Silva nació en Caracas, –la capital del cielo -, me dice con añoranza, un lugar al que regresó hace diez años, para confirmar con sus propios ojos, una de las visiones que tuvo hace muchos años antes: su tierra ya no era igual.

Llegas a Kentucky a comenzar desde cero, con un extenso currículo que avala una prestigiosa y reconocida carrera profesional, incluso de trabajar de forma cercana con el presidente Carlos Andrés Pérez.

Fue un inicio grande, cualquier trabajo que me digas probablemente te puedo decir: ¡ya lo hice! – me dice sonriendo- Fue un proceso de aprendizaje, pero agradezco haber tenido una visión de lo que iban a convertir mi país y vine por darle un mejor futuro a mis hijos, sin olvidar de donde soy y lo que podía hacer por los que estaban allí.

José, sin embargo, ese esfuerzo valió sus frutos porque emprendió su propio negocio

En el año 2016 inicié la empresa de envíos de paquetes a Venezuela “Cargo Express Venezuela Tealca Kentucky & Midwest”, por la propia necesidad que tenía de enviar paquetes a mi familia. Han sido cinco años de muchos retos en los que hemos logrado establecer una solidez, garantía y confianza en nuestro trabajo y asociarnos como aliados comerciales con la compañía Tealca, de la que hoy también soy representante en el medio oeste de los Estados Unidos. Construir una compañía con los valores que yo buscaba, ha garantizado el éxito.

Muchas personas no conocen inmensa labor humanitaria que realiza para ayudar a los venezolanos que hoy sufren una crisis sin precedentes en su país.Foto2

El Programa de Ayuda Humanitaria para Venezuela -PAHPV, Inc- nace el 12 de febrero de 2014 como respuesta a la crisis social y escasez de medicamentos que enfrentaba la población venezolana en ese momento. Fue una respuesta concreta, con acciones directas que contribuyó a que muchos venezolanos pudieran canalizar sus esfuerzos para ayudar a los más necesitados. Mi compañía es un centro de acopio, para poder enviarlos a mi país. Se trata de una ONG con una reputación increíble y estamos lanzando constantemente campañas humanitarias, por lo que quiero exhortar a que se acerquen a nosotros. Hacer es la mejor manera de ayudar a los que están allí y todo el que sienta de corazón que puede colaborar, nuestras puertas están abiertas.

José, me comentabas que regresaste a tu país hace 10 años ¿Qué encontraste?

Una frustración muy grande, un país destruido, lleno de carencias, víctima de una ideología absurda. No se puede vivir en dictadura, por eso siempre voy a pedir la libertad para mi país.

¿Duele Venezuela?

Sufro y lloro por lo que vive mi patria, por eso cada cosa de las que hago es pensando en ayudar a mis hermanos venezolanos. A los que están aquí decirles que nunca olviden de dónde vienen y a donde van. Seguir dando el ejemplo de un pueblo que lucha por su libertad cada uno de la forma que puede. Mantenerse unidos en el lugar del mundo donde se encuentren y, sobre todo, participar en eventos que lleven buscar la libertad del país. Mantener la cultura, el gentilicio y la camaradería.

Exaltando, reconociendo, y aplaudiendo las buenas obras y a los líderes de nuestra comunidad…

El Kentubano

 

LIVE OFFLINE
track image
Loading...