Un sol tan azteca como cubano

Amet Bullaudy

Hace unos cuantos años, por aquel entonces un recién llegado inmigrante cubano que trabajaba como camarero, le dijo a un dueño de restaurante: “un día te voy a comprar este lugar”. En ese momento risas, incredulidad y no pocas burlas fue lo que recibió por respuesta. Años después y tras durísimas e interminables jornadas de trabajo, férrea disciplina de ahorro y no pocas privaciones, Amet Bullaudy se convertía en el dueño principal del restaurante mexicano Sol Aztecas, para cumplir un sueño personal, muestra del emprendimiento cubano, pero también de la grandeza de un país que da a todos por igual la oportunidad de alcanzar cualquier meta.

Ahora bien, la tarea de Amet y su equipo no era nada fácil, Sol Aztecas había ido francamente en declive en los últimos años, y ni su privilegiada locación hacían vaticinar que la situación fuera a mejorar, Sin embargo, mucho trabajo duro, fuertes inversiones monetarias, un estudiado plan de mercado, respeto absoluto hacia el producto y hacia el cliente; han hecho hoy del lugar, un espacio altamente competitivo en la exigente arena culinaria de la Villa del Rey Louis, donde pululan los restaurantes, particularmente los mexicanos, debido a la amplia población de ese país.

https://fb.watch/9YGuvN77Ts/

Creemos que el primer paso de avance fue modernizar los espacios, el ambiente y el menú.  Ahora mismo usted puede disfrutar en el nuevo espacio creado, de propuestas musicales variadas, en vivo y que hacen el deleite de sus comensales. Bandas locales como Hound of the Buskervilles (maravilloso el guiño a Sherlock y a Conan Doyle), Ida Clare Band, The Eleventh Hour, The Calloways, Rock Museum Band, MVP Band, The Quaggs Guitar Trio, Palo Verde, entre otros que transitan por ritmos variados como el jazz, blues, country, bluegrass; derrochan talento en Sol Aztecas, aunque sin dudas el show se lo roban todos los viernes y domingo sin discusión, la pareja cubana que en la vida y en la música han formado Lynn Medina y Dracon Beat, que elevan a otro nivel el lugar y ponen a todos a bailar y a cantar de la mano de un escogido repertorio que incluye temas antológicos de la música anglosajona (si no han oído a Dracon Beat lucirse en el solo de Hotel California, no sé qué espera) y de lo mejor de la latina, especialmente cubana. La voz dulce, siempre afinada y equilibrada de Lynn hará el deleite de cualquier tipo de público, por muy exigente que sea.

El nuevo menú del lugar ofrece muchísimas opciones, y cuando decimos muchísimas lo reiteramos con cierta cautela, probablemente sea el único problema que este humilde redactor detecta. Se hace a veces difícil transitar por el abultado menú, aunque ningún platillo falla en su ejecución. El trabajo en cocina actualmente; aunque siga teniendo el peso principal en la gastronomía mexicana y no falten tacos, enchiladas y burritos; ha ido inclinando su rumbo hacia elaboraciones más eclécticas o como la culinaria moderna la denomina, “cocina fusión”. Sabores peruanos, dominicanos, norteamericanos y europeos se aprecian en boca, aunque es innegable y no se hace ningún esfuerzo por ocultarlo (todo lo contrario), que los orígenes cubanos de Amed han hecho que las preparaciones ahora estén a mitad de camino entre Ciudad de México y La Habana. Es fácil reconocerlos y se agradece que así sea, las Espadas Cubanas, suerte de brochetas caribeñas, el Steak Cubano y el Steak de Palomilla son platillos de autoría nuestra y que no decepcionan con sus acompañantes sempiternos, arroz blanco, frijoles negros y plátanos maduros fritos. Podrá encontrar en el menú una variedad que puede sorprenderlo, fajitas, steaks, tacos, nachos, ensaladas, mariscos y pescados, pollo, cerdo; nada falta, aunque algo sobre y repito que es mi opinión basada solamente en que se hace complejo elegir entre platos que suenan similares y tienen pocas diferencias a la hora de confeccionar una carta equilibrada.

Sin embargo, algo distingue a Sol Aztecas por entre otros lugares que de seguro brindan un menú surtido y bien ejecutado. La coctelería aquí es, y lo afirmo sin temor, la mejor entre lo que he probado en la ciudad. No hay un mejor mojito cubano en Louisville (de repente pides el primero y a los diez minutos te preguntas cómo llegaste al décimo), equilibrio, balance entre ácidos y alcoholes, maceración de hierbas, presentación, todo; absolutamente todo para elevarse sobre otros alcoholes que se ofrecen en el lugar. Las margaritas variadas y sorprendentes, que atrapan desde la sugerencia visual y que luego, maridadas con el plato adecuado o simplemente con unos chips con salsa, son la mejor combinación para el calor de un prometedor viernes. Da igual que se siente a disfrutar de estos tragos en la majestuosa barra que domina los espacios o se acomode en el cómodo y acogedor patio tropical (“winter is coming” desgraciadamente), usted sólo tiene una preocupación, tenga un conductor designado en el grupo, que de lo demás se ocupará el atentísimo personal de salón, que no deja desamparado a ningún cliente sediento.

Sol Aztecas, por su ubicación en la populosa Bardstown Rd., calle donde se asientan bares, restaurantes y comercios como pocas en la ciudad, está llamado a convertirse en un punto de referencia para la culinaria local. Tiene la fuerza, tiene el lugar, tiene la ejecución en cocina, tiene la mejor coctelería, tiene a Amed que es un hombre orquesta, lo mismo lo verá preparando los tragos, limpiando y acomodando mesas, trayendo unas humeantes fajitas, siempre con la mejor de las sonrisas y la calidez del trato cubano y familiar.

Oscar Puig

Para el pueblo azteca, la trayectoria diaria del Sol simbolizaba en su ideario la lucha constante contra la muerte y su ascenso cada amanecer, era una forma de reflejar su victoria sobre las fuerzas del inframundo, así como el anuncio de una jornada de alegrías y esperanzas. Esas mismas alegrías usted las encontrará apenas cruce el umbral de este Sol Azteca, pero también cubano, aquí en la Villa del Rey Louis.

Por Oscar Puig, Louisville KY (Edición 148, diciembre 2021)

Exaltando, reconociendo, y aplaudiendo las buenas obras y a los líderes de nuestra comunidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *