Berta Polo Weyenberg, más de 23 años de labor educativa

(Basado en el articulo publicado en El Kentubano, edición 57, abril 2014)IMG_7115

Cuando se habla del Programa Inglés Como Segunda Lengua (ESL) en Louisville, hay que mencionar a esta manzanillera que por todos estos años se ha mantenido desarrollando esta importante ayuda para los recién llegados a la ciudad.

Su nombre de soltera es Berta Pastora Polo Pérez, después de casada asumió el nombre de Berta P. Weyenberg… pero si alguien la llama Ms. Polo sin dudas se voltea a ver quién es, pues de seguro debe ser un estudiante de antaño.

Nació en Manzanillo, provincia de Granma en Cuba y desde joven siempre le gustó la música y el teatro, así que siempre coleccionó recortes de periódicos de sus artistas favoritos, así como discos de música no considerada popular en ese momento; hablo por ejemplo de los discos de larga duración de las “101 cuerdas”, “Los Cinco Latinos”, “Alberto Cortez”, o música de zarzuelas y operetas.

Estudió Teatrología en el Instituto Superior de Arte y Educación Musical en el Instituto Pedagógico de Manzanillo. Una vez graduada, trabajó como Profesora de Música y Expresión Corporal en la Formadora de Maestros de Manzanillo. Más adelante cuando ganó en experiencia, fue Directora de Extensión Universitaria del Instituto Superior Pedagógico de Granma, y antes de emigrar a los Estados Unidos fungió como Vicerrectora de Extensión Universitaria de esa misma universidad.

A continuación un poco de su historia contada de su puño y letra…

Sueños por cumplir

El deseo de ofrecerle a mis hijos Juan y Felix un prometedor futuro y más oportunidades fueron la causa principal de que en el año 1996 viniésemos para este país, y porque además en lo personal me sentía llena de expectativas y sueños por cumplir. Aprovechando que mi hermano mayor residía en Louisville, Kentucky, nos asentamos en esta ciudad, la cual debo confesar que jamás había oído hablar de ella o del Kentucky Derby…

Los primeros tiempos como todos sabemos fueron muy difíciles. Trabajé limpiando oficinas/casas y cuidando niños. Recuerdo una anécdota de cuando aún no entendía bien el idioma Inglés; fui a limpiar una casa y la dueña había dejado una nota donde decía “DO NOT CLEAN PORCH”… Sin entender el negativo incluido en DO NOT… claro que le limpié el porch y se lo dejé reluciente. Moraleja: Hay que aprender el idioma del lugar al que te has ido a vivir.

Por aquel momento, hace 18 años, la comunidad hispana era mucho menor que hoy día, pero aun así guardo mucha gratitud por CADA persona que me ayudó en mis comienzos y los de mis hijos.

El Programa ESL y la comunidad hispana

ESL (Pag. 22)

Existe un requerimiento federal que dice que debemos evaluar el nivel de conocimiento del idioma Inglés de aquellos estudiantes que vienen de un hogar donde se habla otro idioma. La oficina de Inglés Como Segunda Lengua (ESL por sus siglas en inglés) se encarga de hacer esa evaluación y de educar a los padres sobre las ventajas de tener un Programa que ayuda a los estudiantes a aprender inglés académico. Existe el mito de que el Programa de ESL es para enseñar español, pero siempre explico que no es ESPAÑOL como Segunda Lengua, sino ENGLISH.

En el año 1997 existían solamente 4 o 5 instructores bilingües en el distrito escolar de JCPS y cuando uno de ellos tuvo que viajar como misionero cristiano a Colombia, se abrió una oportunidad para mí. Comencé ese mismo año en la Escuela Elemental Whitney Young. En esa escuela trabajé por casi doce años y aprendí muchas cosas de cada familia con las que trabajé. De esos años guardo recuerdos muy gratos y la satisfacción de haber visto a muchos de mis estudiantes convertirse en adultos y profesionales de excelencia. Ya he tenido el placer de ayudar a algunos de esos estudiantes a aplicar para universidades o a realizar la matrícula de sus hijos… Si alguien me pregunta sobre esas experiencias, le diría que no me hacen sentir vieja, pero sí muy satisfecha.Berta Polo

El Programa de ESL crece cada año en la misma medida que más inmigrantes y refugiados continúan haciendo de Louisville su hogar. En el año escolar 1997-98, el mismo año en que yo comencé a trabajar como instructora bilingüe, existían alrededor de 890 estudiantes en el Programa de ESL, las estadísticas demuestran que este año escolar (hasta octubre del 2013) teníamos cerca de 4,470 estudiantes y más de 109 idiomas. Esa constante demanda hace que tengamos que abrir nuevas unidades de ESL en escuelas donde antes no existían, pero además hemos tenido que aumentar los servicios a la comunidad.

Nuestra relación con otros departamentos de JCPS, centros comunitarios, medios de difusión así como la página de Facebook “JCPS en Español” nos permiten hacer educación comunitaria a toda hora. Ese logro también me da satisfacciones increíbles. El saber que una nota o entrevista en Radio La Poderosa, un video en Facebook o una información compartida en una conferencia para padres puede ayudar a nuestras familias a hacer mejores decisiones en cuanto al futuro de sus hijos es invaluable.

Mi nuevo hogar en Louisville

Muy satisfecha de mi vida, de mi familia y las cosas alcanzadas, me propongo continuar sirviendo a la comunidad. ¡Ese es mi rol principal! Quiero hacer más por la comunidad latina e internacional de Louisville, es una deuda de gratitud. Ya estoy trabajando en planes para educar a las familias sobre cómo aplicar para la educación superior: ya sea universitaria, vocacional o técnica.

Mi hijo mayor, Juan, es especialista de relaciones del banco BB&T aquí en la ciudad, y es en cierta medida un educador también porque parte de su trabajo se enfoca en ayudar a las familias a aprender sobre independencia financiera. Juan está casado con Heather quien enseña 3er grado en la Escuela Elemental Smyrna. Mi hijo menor, Félix, estudia Biología en el Colegio Lindsey Wilson y practica Lucha Libre. La pasión de Félix es la cultura física. Mi esposo Larry es lo que podemos llamar un “latino adoptado”. El ama la cultura latina, apoya y respeta a los latinos pero su Español es tan básico como el Inglés de muchos de nosotros al llegar a los Estados Unidos… ¡ja, ja, ja!

A mediano plazo, mis hijos y yo ya andamos cocinando ideas para celebrar los 20 años de nuestro arribo a Louisville, KY, celebración que por supuesto incluye un programa de servicio comunitario.

Aprovecho para enviarles un mensaje a los lectores de esta publicación. Tres cosas: Supérense, sean ciudadanos responsables y sueñen. Si llegamos a esta tierra de bendiciones fue para aprender a ser mejores y ayudar a los demás. Por lo demás sigamos siendo humildes.

Como dijo nuestro José Martí: “La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes”

Berta Polo I