El FBI investiga a las tropas de la Guardia en DC en medio de los temores de un ataque interno.

Funcionarios de defensa de Estados Unidos dicen estar preocupados por un ataque interno u otra amenaza de miembros del servicio involucrados en asegurar la toma de posesión del presidente electo Joe Biden, lo que llevó al FBI a examinar a todos los 25.000 soldados de la Guardia Nacional que ingresaron a Washington para el evento.

La masiva empresa refleja las extraordinarias preocupaciones de seguridad que se han apoderado de Washington después de la letal insurrección del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos por parte de alborotadores pro-Trump. Y subraya los temores de que algunas de las mismas personas asignadas para proteger la ciudad durante los próximos días puedan representar una amenaza para el presidente entrante y otras personalidades importantes presentes.

El secretario del Ejército, Ryan McCarthy, dijo a The Associated Press el domingo que los funcionarios están conscientes de la amenaza potencial y advirtió a los comandantes que estén atentos a cualquier problema dentro de sus filas a medida que se acerca la inauguración. Sin embargo, hasta ahora, él y otros líderes dicen que no han visto evidencia de amenazas, y los funcionarios dijeron que la investigación no había señalado ningún problema.