Locales: No quiero ser deportado

Consejos del profesor Mesa: No quiero ser deportado   Braulio Mesa

Por Braulio Mesa, ESL Newcomer Academy/ (502) 485-6324; braulio.mesa@jefferson.kyschools.us   

(Edición No. 104, Marzo 2018, El Kentubano)

Este tema quisiera dedicarlo a estudiantes y familiares indocumentados que no quieren ser deportados y quisieran alargar su estadía en este país, por el bien de ellos y de su familia. En este curso escolar la cantidad de estudiantes que se han registrado en nuestra escuela ha disminuido y una parte de estos no tienen documentos legales y están en edades criticas (14 – 17 años), también por las consecuencias que pueden ocasionarle a sus familiares o tutores si no mantienen una actitud social correcta, respetando las reglas de este país en las escuelas o en los centros de trabajos. A esto habría que sumarla el desconocimiento o dudas de los padres o tutores sobre el tema.

Hay ciertos delitos que son claves para una deportación inmediata y por tal razón nunca se podrá calificar para un alivio migratorio, así que ni pensar en la residencia o ciudadanía. Los adolescentes no se dan cuenta que su forma de actuar puede influir negativa o positivamente en el estatus migratorio de ellos y de su familia. Existen seis delitos que se les considera pecados capitales por el departamento de emigración y que pudieran poner en riesgo su estadía en el país. Hoy por hoy hay que hacerles aclaraciones precisas a nuestros emigrantes indocumentados, ya que la Oficina de Migración y Control de Aduana (ICE) ha dado importantes cambios a sus prioridades de detención y ha puesto la vista en quienes tienen en su historial algunos delitos, incluso menores. Además, ya se han dado varios casos de residentes legales deportados o que se les dificulta hacerse ciudadanos. Estos delitos son:Deportado

Violencia doméstica: Tanto adolescentes como adultos tienen que tener en cuenta las reglas de este país. Aquí no se ve bien golpear a mujeres, ancianos o niños, ni se permite el maltrato y mucho menos el abuso. Es preferible, para los que pierden el temperamento con facilidad, contar hasta diez o salir a caminar antes de involucrarse en una pelea domestica que puede tener repercusiones terribles. Cuando vecinos hacen una denuncia por escándalos, pleitos, o escuchar gritos, y llega la policía, casi siempre arrestan a alguien. Si es indocumentado la situación se pone bien fea y las consecuencias las más graves.

Conducir bajo influencia (DUI): Conducir bajo la influencia del alcohol o drogas, a partir del 20 de noviembre de 2014, figura en el segundo lugar de las prioridades de deportación de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés). Por ejemplo, Max Villatoro fue deportado por haber sido arrestado cuando tenía 20 años y conducir ebrio. Esto ocurrió casi 15 años antes. Por consiguiente, ser arrestado por esta razón, no tener derecho a fianza y ser deportado es lo mismo. Ahora, algo peor y relacionado con este delito, es a abandonar el lugar de un accidente, con culpa o sin ella.

Delitos menores: Dentro de esta categoría está la acumulación de felonías, por ejemplo, por pleitos, faltas de respeto, uso de lenguaje inapropiado, desórdenes en lugares públicos, como tiendas, autobuses, mercados, escuelas, iglesias, etc. Incluso por no cumplir con lo establecido, dependiendo del lugar donde te encuentres. Todos estos delitos, aunque representan una felonía menor, pueden tener repercusiones graves a tu estatus migratorio. También podemos incluir los robos en supermercados, almacenes, tiendas, etc. Recuerden que esta última felonía no se resuelve con pagar o devolver lo robado, hoy en día, el involucrado va a la cárcel. Si eres emigrante y quieres regularizar tu estatus migratorio algún día, esto te pudiera dificultar el proceso si es que no eres deportado antes.

Posesión, venta o consumo de drogas: Para nadie es un secreto que ya varios estados han autorizado la marihuana, con fines recreativos y medicinales, por ejemplo: California, Massachusetts, Washington, Alaska, entre otros. O sea, puede ser legal estatalmente en algunos lugares, pero no a nivel federal, por tal razón, la posesión, venta o consumo de esta es considerado un delito grave. Por consiguiente, es un delito por el que te llevan a corte, cárcel y deportación.

Solicitar prostitución: En la mayoría de los estados en este país, es un delito solicitar servicios de prostitución. En Nevada, hay casas de prostitución con licencia por lo que, en algunos condados es legal. Las leyes referentes a la prostitución consideran un crimen el ofrecer, acordar o participar en una actividad sexual a cambio de dinero. En solo algunos lugares, la primera vez que esto ocurre, se imputa como cargo menor, posteriormente es un delito mayor. Claro, este delito es razón para ser deportado.

Sexo con menores: Este delito es considerado grave y motivo de deportación para cualquier emigrante. Quisiera explicarlo con ejemplos. Un emigrante con el beneficio del DACA (Acción Diferida para los Legados en la Infancia) fue deportado por sostener relaciones sexuales con una menor, aun cuando fue de mutuo acuerdo, al ser denunciado por los padres de la menor un año después de ocurrir esto. Por otro lado, un residente legal, no puede alcanzar la naturalización por haber sostenido relaciones sexuales con una menor, después de transcurridos 15 años de este suceso.  O sea, hay que abstenerse a toda costa de tener sexo con menores, si eres emigrante o indocumentado. En otros países es posible que sea algo normal, pero aquí es muy penado. Por lo que recomiendo alejarse de esta situación.

Para finalizar, recomiendo repasar las “Diez Reglas del Inmigrante Reciente”, escritas en el 2001, por el mexicano de carrera, Bernardo Méndez. Aquí se hace énfasis que los emigrantes son más vulnerables que los ciudadanos. Pide respeto por los límites de velocidad, señales de tránsito, no hacer escándalos en el hogar después de pasada las 10:00 de la noche, recomienda no lanzar piropos o hacer señales obscenas porque pueden ser detenidos con cargos. También recuerda que es contra la ley dejar solos a menores de 12 años en su vivienda o automóvil. O sea, la clave para no ser deportados es respetar la ley y no cometer delitos, ni infracciones que generen la intervención de la policía.