Los pastores expresan “fatiga por tomar decisiones”, “frustración ministerial” en la pandemia.

LEXINGTON, Tenn. (BP) – Por segunda vez desde que comenzó la pandemia de COVID-19, la Iglesia Bautista Rock Hill en la zona rural del este de Tennessee estaba reanudando el culto en el lugar. Luego, el pastor Richard Bray estuvo expuesto al virus y la iglesia tuvo que hacer la transición una vez más a la adoración remota mientras Bray esperaba semanas por los resultados de su prueba.

Bray se convirtió en un equipo de servicio de adoración de un solo hombre: predicando, dirigiendo música con su guitarra, grabando el servicio en su teléfono, manejando el equipo de sonido, transmitiendo el servicio a través de un transmisor FM a los fieles que escuchaban en sus autos en el estacionamiento, y subir videos a YouTube, Facebook y el sitio web de la iglesia después de que terminó el servicio. Esa fue su rutina desde mediados de julio hasta mediados de septiembre.

Las iglesias han pasado por un vaivén de adoración en el sitio y remota en respuesta a las tasas fluctuantes de infección por COVID-19 dentro de las comunidades y entre las congregaciones, con decisiones que se adhieren al protocolo de liderazgo que varía ampliamente entre las congregaciones.

LIVE OFFLINE
Loading...