El republicano Herman Cain intentará seducir a los exiliados cubanos

Herman Cain, aspirante a la candidatura republicana a la presidencia estadounidense, realizará el miércoles una gira electoral por el sur de Florida que incluirá una parada en el popular restaurante Versailles, de Miami, centro de reunión de exiliados cubanos, reporta EFE.

Cain, que vive el momento más delicado de su campaña electoral después de que cuatro mujeres hayan asegurado que las acosó sexualmente, llega a Florida para afianzar su posición de cara a las primarias republicanas.

El empresario lidera las preferencias de los republicanos en ese estado, por delante del exgobernador de Massachusetts Mitt Romney, al que aventaja en seis puntos porcentuales en intención de voto, según una reciente encuesta de Rasmussen Reports.

La visita del único aspirante de raza negra en las primarias republicanas podría reforzar esa ventaja en el cuarto estado más poblado del país (por detrás de California, Texas y Nueva York) y uno de los de mayor diversidad étnica y cultural.

Por el famoso Versailles, ubicado en plena Calle Ocho de la Pequeña Habana, han pasado tradicionalmente políticos republicanos buscando el respaldo de los exiliados cubanos.

En agosto pasado, Michelle Bachmann se acercó al restaurante a disfrutar del tradicional café cubano y buscar el apoyo de los presentes, mientras que en enero de 2008 el senador John McCain buscó el voto del exilio para convertirse en el candidato republicano a la Casa Blanca.

Tras pasar por el Versailles, Cain se trasladará a la localidad de Coral Springs y por la tarde intervendrá en un mitin el Centro de Convenciones de West Palm Beach y en un acto de recaudación de fondos en la vecina y adinerada localidad de Palm Beach.

El programa de Cain incluye otra visita a Florida a finales de este mes, aunque en esa ocasión viajará al norte del estado para participar en diversos actos en las localidades de Jacksonville y Sarasota.

A pesar del escándalo sexual destapado en los últimos días, Cain sigue siendo uno de los favoritos en la carrera por la candidatura presidencial, junto a Romney.

Según un sondeo del diario The Washington Post y la cadena ABC, divulgado la semana pasada, después de que salieran a la luz las acusaciones, Cain tiene un respaldo del 23% por ciento, casi empatado con Romney (24%).