Palomas burlan el embargo y traen tabacos cubanos a EEUU

El artista Duke Riley abrirá el próximo 1 de noviembre en la Magnan Metz Gallery, de Nueva York, la exposición Nos vemos en la línea de meta, en la que incluye una obra que reta los límites del embargo de Estados Unidos a Cuba, informa el diario The New York Times.

Para el proyecto, titulado Comercio con el enemigo, Riley, de 41 años, entrenó palomas que volaran de Cayo Hueso (Florida) a Cuba. A un grupo de ellas las utilizó como “documentalistas” que llevaran pequeñas cámaras sujetas a su cuerpo para filmar el viaje; al otro, como “contrabandistas” que transportaran tabacos cubanos al regresar hacia Estados Unidos.

A las “contrabandistas” le dio nombres como Pablo Escobar, Pierre Lafitte y Minnie Burr. A las documentalistas les puso nombres de directores de cine que han tenido problemas con la ley, como Roman Polanski y Mel Gibson.

Riley, que se gana la vida haciendo tatuajes y se autodefine como un patriota, dijo que envió 23 palomas, pero solo 11 regresaron. El artista se ha negado a revelar cómo consiguió que las aves transportaran tabacos desde Cuba.

La exposición incluirá objetos como los arneses que llevaban las palomas y media docena de Cohibas que transportaron a Estados Unidos, así como los vídeos que filmaron. Dos de las “contrabandistas” están ahora a la venta por 100.000 dólares cada una.

“Generalmente, hago cosas que no parecen ser factibles —dijo Riley sobre su trabajo—, y tienden a funcionar”.

Con Comercio con el enemigo “quería subvertir ese sistema de alta tecnología de billones de dólares, con recursos que se usaban en la antigua Sumeria”, explicó.

Recordó que a principios del siglo XX las palomas mensajeras eran utilizadas regularmente para la comunicación entre las autoridades costeras de Cuba y Florida.

El embargo estadounidense prohíbe en general la importación de bienes cubanos.

“Si un pájaro termina en mis palomares y resulta que trae tabaco de Cuba, y también pasa que tiene una videocámara que muestra imágenes de aves volando de La Habana a Cayo Hueso con tabacos… Sí, realmente no puedo decir cómo sucedió”, afirmó Riley.