Héctor Jordan: Dios, música clásica, e ingeniería civil

Héctor J. Jordan Brown vive para la música, escuchar sus interpretaciones en su canal de YouTube, es como revivir a los grandes clásicos, la obertura de Semiramide, de Gioachino Rossini; la Sinfonía No. 4, Opus 60, de Ludwig Van Beethoven, y el Concierto No. 2, Opus 18, mientras acaricia con sus manos las teclas del piano.

“Llegué a la música por cuestiones del destino y creo que en gran parte se lo debo a mi madre, pues siendo muy jovencito me dedicaba al boxeo o al arte, creo que tomé la mejor elección”, así me cuenta este joven pianista, quien siendo un adolescente llegó a este país y decidió seguir adelante sus aspiraciones.

¿Cómo fueron los inicios en la música?

“En Cuba tuve la oportunidad de estudiar en el Conservatorio de Música Jose White de Camagüey. Tuve muchas experiencias hermosas durante mi vida estudiantil y casi todas están relacionadas con la música. La música entró en mi vida desde muy pequeño, todo inició en la iglesia, participando en coros infantiles y demás. A los 6 años de edad mi mamá me matricula en una escuela de música en la Iglesia Adventista del 7mo Día en la especialidad de piano con la profesora Leticia Ortíz Jiménez, y un año después tuve la oportunidad de ingresar en la Escuela Elemental de Arte. Tuve el privilegio de tener excelentes maestras como Belkis Martínez Quiñones, entre otras. Interpreté numerosas piezas musicales, las cuales dieron cabida a que participara en conciertos en varios escenarios de la ciudad.”

Llegas en el año 2014, sin embargo, tu interés por continuar en la música no se detuvo, ¿cierto?

Con 18 años nos trasladamos mi madre y yo a los Estados Unidos. Puedo decir con toda confianza que hasta aquí Dios me ha bendecido. Tuve el privilegio en el 2015 de escuchar a uno de los mejores coros del mundo “The Aeolians de Oakwood University”, supe inmediatamente que esa era la universidad a la cual debía asistir. En el año 2016 pude alcanzar mi certificado GED que es el equivalente al título de 12 grados, y 6 meses más tarde, en agosto, estaba matriculando en la Universidad de Oakwood en Huntsville, Alabama, en la carrera de Ingeniería Civil.

¿Cuándo decides estudiar dos carreras?

Al poco tiempo de llegar a esta Universidad me encontraba tocando piano, recordando mi pieza favorita, una sonata de Beethoven “La Tempestad” y me escucha una de las profesoras de música de la universidad, Adriana Perera, una excelente uruguaya que me ayudó mucho al facilitarme la comunicación, porque mi inglés estaba en 30%, y ella me instó a realizar la carrera de pianista concertista. Para mí fue un momento extraordinario porque nunca pensé que iba a poder continuar mi carrera como musico. A partir de esa misma semana me encontré yo, estudiando dos carreras.

¿Qué has sentido al ser parte de uno los coros más famosos del mundo?

Una experiencia única. Yo comencé tocando en la orquesta de la escuela al igual que la Jazz Band. Gracias a Dios he podido aprender varios instrumentos como son la trompeta, el saxofón, el clarinete, la flauta entre otros. Un año después tuve la oportunidad de formar parte del coro por el cual había elegido esa universidad, coro de prestigio mundial, el cual ha ganado varias veces el premio de “Mejor Coro del Mundo”. Gracias a Dios he tenido el privilegio de tocar y cantar con grandes figuras de la música como Kirk Franklin, Jacob Collier, Take 6, Donald Lawrence, Sandi Patty, Donnie McClurkin, Wintley Phipps, Anthony Brown, entre otros grandes artistas. 

Han sido etapas de grandes cambios para ti, que, desde el conservatorio en Cuba, hasta la Universidad de Oakwood, te han llevado a crecer y madurar no solo como persona, sin embargo, el piano siempre ha estado ahí. ¿Qué sientes cuando tocas?

Este año con la ayuda de Dios me estaré graduando de la Universidad de Oakwood.  ¿Cuándo me preguntan qué sientes cuando tocas piano?, mi respuesta es sencilla:  Libertad. Mediante la música puedo transmitir lo que con palabras se me hace imposible. Mi más grande anhelo es que las personas puedan ver reflejado a Dios en mi música. Que mis videos en YouTube puedan ser de inspiración para muchos. Mi mayor inspiración es: “la música puede tocarnos y conmovernos con un poder que va más allá de las palabras o cualquier otro tipo de comunicación”.

Por Yany Díaz, El Kentubano (edición 147, noviembre 2021)

Exaltando, reconociendo, y aplaudiendo las buenas obras y a los líderes de nuestra comunidad…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *