Inflación en EEUU va en aumento

El indicador más utilizado para medir la inflación de los precios alcanzó su máximo nivel en los últimos 12 años a mediados de mayo, mostrando que los precios habían subido un 4.2% en un año. Sin embargo, algunos argumentaron que se trataba de un fenómeno aislado, que no indicaba una tendencia más amplia o un problema grave derivado del gasto público desbocado y la impresión de dinero.

Inflación en EU reportó en enero su mayor alza en cinco meses

Sus argumentos se han debilitado mucho. Las nuevas cifras publicadas por el Departamento de Comercio corroboran aún más que los precios están subiendo seriamente.

Otro indicador clave de la inflación, el índice de gastos de consumo personal básico, superó las expectativas y mostró un aumento interanual de precios del 3.1%. Si se tienen en cuenta los precios de la energía y de los alimentos, la cifra de inflación se eleva a la enorme cifra del 3.6%.

También hay que señalar que este índice y otros similares subestiman notoriamente la inflación.

¿De dónde procede esta inflación? Bueno, al menos en parte, proviene de la impresión de dinero de la Reserva Federal para financiar los esfuerzos de “estímulo” de COVID-19.

“Casi una cuarta parte del dinero en circulación fue creado a partir de enero del 2020”, explica el economista de la Fundación para la Educación Económica (FEE), Peter Jacobsen. Pero imprimir más dinero no significa que realmente tengamos más cosas, y “si más dólares persiguen exactamente los mismos bienes, los precios subirán”.

El problema de estos niveles de inflación, que aún están lejos de una hiperinflación verdaderamente catastrófica, es que erosionan tus ahorros y tu poder adquisitivo. El dinero que tienes en una cuenta bancaria o bajo del colchón ahora vale menos. Y a menos que tus ingresos hayan aumentado más del 3-4% este año, realmente has sufrido un recorte salarial, porque lo que en última instancia importa no es la cifra de tu nómina, sino lo que puedes comprar.

En pocas palabras, la política pública consiste en hacer concesiones. Y las desventajas de la generosidad del gobierno incluyen algo más que el tradicional cheque que se extiende a la Agencia Tributaria. Cuando la creciente inflación de los precios erosiona tu sueldo, también es una forma de imposición indirecta que se puede rastrear hasta Washington, DC.

Fuente: bles.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

LIVE OFFLINE
track image
Loading...