La base de la comunidad cubana en Kentucky tiene un nombre: María Elena Arias

Es una mujer incansable, no cabe ninguna duda. No hago esta afirmación si no hubiera comprobado que son tantas las personas que muestran agradecimiento hacia ella por el cariño y la entrega sin reserva a ayudar a los demás, que, aunque con adjetivos trate de describirla, jamás será suficiente. Cuando escribamos la historia de la Comunidad Cubana de Kentucky, su nombre aparecerá indisolublemente ligado, pues María Elena Arias, ha sido una de las personas que sentó las bases para que fuéramos reconocidos como minoría en el Estado de Kentucky.

“Llegué a Louisville con mi esposo en enero de 1997 a través de la Lotería de Visas, dejando atrás un régimen económico que se desmoronaba cada día más, donde nuestras opiniones y pensamientos no contaban. Fuimos recibidos por Caridades Católicas, donde nos ayudaron con todas las herramientas básicas que necesitábamos para empezar una nueva vida en este país. En aquellos momentos no éramos más de 500 cubanos en Louisville, contando con 170 cubanos que ya estaban establecidos desde 1990 y casi todos eran ciudadanos de Estados Unidos. En 1994 una nueva ola de refugiados cubanos comenzó a venir a Louisville, llegando cerca de 300 nuevos refugiados por año, ya en ese entonces éramos cerca de 3000.”

¿Cómo fueron los inicios?

Empecé a trabajar un mes después de haber llegado en una factoría, donde nadie hablaba español y yo no hablaba inglés. Recuerdo que el primer día de trabajo fue para mi uno de los peores días, una persona me dejó allí y me pase el día pensando cómo regresaba a casa si no sabía dónde estaba. Gracias a otro refugiado de Haití que había llegado un año antes, que se me acercó y me pregunto en un idioma entre francés-español e inglés, si yo sabía regresar a mi casa, parece ser que él ya había pasado por lo mismo y me ayudó a salir de ese lugar. Además, me explicó que bus debía tomar para llegar todos los días en la mañana y me aseguro dejarme en la parada del ómnibus en la tarde. Siempre hay gente buena dispuestas a ayudar a otros. ¡Cuán agradecida estoy de ese haitiano de corazón noble que no olvido que también era un refugiado!

¿Cuándo sintieron era necesario establecerse como comunidad?

A partir del año 2000 fue creciendo de forma gradual la llegada de nuevos cubanos a Louisville y ya en el año 2004 empezamos a pensar que si queríamos alcanzar nuestros sueños teníamos que ayudarnos como comunidad y organizarnos. Lo primero que hicimos fue compartir las experiencias vividas, los problemas y las preocupaciones que nos estaban afectando como comunidad. Empezamos a reunirnos en las casas con las personas que trabajamos juntas, la gente que conocíamos de Cuba, las que vivían cerca una de otras, las que habíamos llegado en el mismo tiempo y mientras hablábamos compartimos una taza de café así que empezamos con la “tabla de cocina organizando”. 

¿Cuénteme acerca de cómo sentó usted las bases para crear la Comunidad Cubana?

En el 2002 comencé a trabajar en Jewish Family & Career Services. En ese entonces tenían un Departamento llamado Multicultural Services que ayudaba a los refugiados de diferentes países a abrir un negocio, a estudiar, a comprarse una casa o un carro. Esto lo hacían por medio de un programa de ahorro llamado Refugee Saving Program que consistía en -por cada 1 dólar que el refugiado ahorrará el gobierno le regalaba 2 dólares, con un único requisito que era atender a clases de Independencia financiera. Uno de los tópicos más importantes fueron las clases de Negocios donde muchos aprendieron cómo abrir sus propios negocios y hoy vemos el gran número de cubanos operando sus negocios y creciendo significativamente, así como la gran cantidad de ellos que compraron sus casas a través de este programa. Este fue uno de los trabajos más notorios que hicimos.

Hace mas 14 años tuviste la oportunidad de ser parte fundadora de la Comunidad Cubana de Louisville, ¿cierto?

Si, en abril del 2007 un pequeño grupo de cubanos con el deseo de ayudar a nuestros hermanos a establecerse e integrarse a una nueva sociedad decidimos establecer la Comunidad Cubana de Louisville Mutual Assistance Association INC. (Asociación Mutua de Asistencia Incorporada), con la ayuda de esta Institución. Una asociación sin fines de lucro con la visión de vernos como una gran comunidad activa e integrada, en una sociedad de convivencia y amor, basada en mantener nuestra cultura, costumbres y raíces cubanas y la misión de proveer a los refugiados ayuda de todo tipo, asistencia física, psicológica y social. Fuimos y seremos profundamente comunicativos y transparentes y esto implica aceptar y pedir opiniones y sobre todo escuchar, más que hablar, estábamos abiertos y dispuestos a la participación de cualquier persona que así lo manifestara y considerara que pudiera aportar su granito de arena en pro del bien colectivo. Hoy en día no existimos más como Comunidad Cubana de Louisville, pero seguimos trabajando en pro de todos los cubanos refugiados e inmigrantes necesitados a Louisville y sus alrededores.

Queremos darte las gracias, María, por toda la labor hermosa que has realizado y todos los que en estos momentos realizas de conjunto con el Pastor Yurian Santiesteban.

Actualmente gracias a la Iglesia Bautista “Senda de Luz” hemos tenido la oportunidad de seguir ayudando a los necesitados de cualquier país, idioma, raza o grupo social, porque hemos aprendido que cuando uno vive para servir:  desarrolla sensibilidad, bondad, amor, compasión y entrega y esto hace la diferencia.

Por Yany Díaz, El Kentubano (edición 147, noviembre 2021)

Exaltando, reconociendo, y aplaudiendo las buenas obras y a los líderes de nuestra comunidad…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *