Lucero Aguilera Vásquez: “Ser latina, mujer y policía es un orgullo”

Oficial Lucero Aguilera Vázquez

Cada mañana se pone su uniforme, su gorra y se despide de sus hijos con un beso. Hace apenas unos meses que comparte su labor de esposa y madre con una nueva profesión. Un nuevo reto que decidió emprender guiada por los principios y valores que en ella formó su padre, me cuenta. Sigue siendo la misma joven valiente que criaron para no temerle a los desafíos, la misma mujer que decidió que quería brillar no solo a base de talento sino también de tenacidad y esfuerzo. Lucero Aguilera Vázquez es una de las oficiales latinas que hoy integran el cuerpo de policías de la ciudad de Louisville, Kentucky y con apenas unos meses de graduada reafirma su compromiso de ser un ejemplo para las nuevas generaciones.

Tienes apenas 24 años, madre de dos hermosos pequeños, un niño y una niña. Tras formar una familia, decides emprender una nueva carrera. ¿De dónde surge esa vocación?

Del ejemplo de mi padre que me crió solo hasta los 13 años y me enseñó a ser valiente y emprender cada proyecto con determinación. Mi esposo, Vladimir Aguilera, él también es policía, un excelente padre y pareja. Ver lo positivo de su trabajo y el futuro que podemos legarle a nuestros hijos me inspiró. También yo vine a este país con apenas 8 años desde Republica Dominicana. En nuestros países cuando se llama a la policía, nunca llegan. No es como en Estados Unidos que para nosotros es prioridad la seguridad de las personas. Yo fui asistente de enfermera y mientras estaba en esa carrera, descubrí que quería hacer algo más por la comunidad.

LMPD civilian review plan advances from council committee with  controversial amendments intact | News | wdrb.com

Convertirse en policía conlleva todo un proceso. ¿Cuál usted cree ha sido el impacto en su vida de elegir esta carrera?

Ser una mujer latina con una familia que viene desde abajo representa un orgullo de lo que se puede lograr. Mi padre y mi abuela siempre me enseñaron que siempre hay que seguir adelante nunca conformarse con poquito, siempre seguir sus sueños. Mi padre fue ese motor impulsor que me dio ese ejemplo, me ha enseñado a poner en una balanza lo importante. Mi esposo es la razón por la cual yo apliqué, pues hubo un tiempo yo no creía en mí misma.

Yo pesaba 217 libras y bajé mucho de peso hasta llegar a 160 libras, solo trabajando duro para poder pasar ese examen físico. El apoyo de mi esposo, motivándome a ser mejor, de mi padre, que no hay día que no celebre este triunfo, de mis suegros cuidándome mis niños y mi hermano corriendo conmigo, por esta familia tan maravillosa valió la pena graduarme siendo la única mujer de mi clase.

Aunque hace pocos meses que te graduaste, ¿ser policía es una carrera difícil?

Lucy Rosario y su esposo, Vladimir Pérez

Nuestra misión es proteger y servir siempre a la comunidad. Estar presentes donde se nos necesite y estar listos para enfrentar cualquier situación.  Trabajamos 12 horas y luego llegar a casa y estar ahí para nuestros niños es también importante. Cuando asumí esta decisión, lo hice sabiendo que como mujer también me tocaba enfrentar muchos retos y como latina y bilingüe puedo ser de mucha ayuda con nuestra comunidad y ayudar en nuestro idioma a quien lo necesite. Algunas veces tengo que acordarme que yo pasé por cada proceso que mis compañeros, que los exámenes y procesos son igual para el hombre y la mujer. Siento que mi papel es importante y eso me satisface.

Tienes dos hijos, ¿Cuál es el legado que pretendes dejarle para el futuro?

Quiero que mis hijos sepan que no hay límites, tienen que tratar a todos con respeto.  Si quieren ser dueños del mundo pues que luchen, que se sientan orgullosos de sus padres, de lo que estamos construyendo para ellos y de su herencia latina. Que aprendan que la comunidad siempre hay que tenerla como prioridad.

¿Qué planes tienes para el futuro?

Continuar esta profesión, después de 3 años entrenar policías nuevos, después de 5 años hacer el examen para ser promovida a sargento y después seguir mi carrera hasta llegar a mayor. El cielo es el límite y llegaré con el favor de Dios a cumplir todas mis metas.   

Por Yany Díaz, El Kentubano edición 144, agosto 2021

Exaltando, reconociendo, y aplaudiendo las buenas obras y a los líderes de nuestra comunidad…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

LIVE OFFLINE
Loading...