Rostros locales: María Claudia Rodríguez: una joven promesa de la danza en Louisville

Cuentan que casi al mismo tiempo que comenzó a caminar quiso dar sus primeros pasos de baile. Podría parecer exagerado decirlo, pero pocas veces se escucha alguien hablar con la pasión y la determinación por triunfar, pues encontrar lo que te gusta y apostar por ello, es de por sí, sinónimo de éxito. María Claudia Rodríguez no solo tiene el talento, esta niña cubana, que vino con su familia hace apenas 5 años, cuenta con su mamá Yudeiky Alonso y su papá Yeniber Rodríguez que la apoyan en cada una de sus aspiraciones futuras.

Yudeiky, ¿cuándo surge el interés de María Claudia por la danza?

Su pasión por la danza comenzó desde que era muy pequeña, ni siquiera caminaba y ya era el centro de las reuniones familiares por sus gestos cuando escuchaba la música. Su abuelo siempre decía que sería la artista de la familia. Cuando comenzó la edad escolar la comencé a llevar a clases de baile en la Casa de la Cultura de donde vivíamos y en la escuela siempre se destacó participando en todas los matutinos escolares y todo tipo de actividades tanto dentro como fuera de la escuela.

¿Llegan a Estados Unidos y es aquí donde comienza a crecer ese sueño?

En Cuba, la inscribí en clases de baile español en Casa de la Cultura San José de las Lajas, cuando vinimos pensé que todo acabaría y nunca fui capaz de decirle a ella, que tal vez no podría tomar más clases de baile. Creí que era suficientemente doloroso dejar todo atrás a sus 9 años, pero, aunque tenía esa preocupación nunca se lo dije a nadie y esperé a que llegáramos aquí y ver como se daban las cosas, y resultó que llegamos y unos meses después conocimos a Elena Montanez, quien hoy es mi amiga y una de las personas que más admiro en esta ciudad, ella me habló del estudio de baile Legacy School of Dance, fuimos a una clase de demostración y a María le encantó.

Es admirable la forma en que la has apoyado para lograr sus sueños, lo que ha hecho posible que hoy asista a una de las escuelas de arte de la ciudad de Louisville

Cuando estaba por terminar el quinto grado fuimos a una presentación que hace JCPS de todas las escuelas del Condado para que, tanto padres como niños, las visiten y vean cual es el mejor programa que más se ajusta a los intereses del estudiante. Fue ahí donde por primera vez conocimos de la escuela de artes, Western Middle School. Ella quedó emocionada con entrar a la escuela porque le ofrecía todo lo que ella quería. Pusimos la aplicación. Muchos nos decían que era casi imposible llegar a entrar, mucho más nosotros que recién llegábamos a los EEUU, pero nunca perdimos la fe y creímos siempre en este país que nos abrió las puertas de las oportunidades y cuando nos llegó la carta de aceptación no lo podíamos creer, pero lo celebramos con mucha emoción y orgullo.

Como madre has incentivado su vocación, ¿Por qué crees que es importante fomentar actividades en los niños y niñas?

Es importante porque les da la oportunidad de crecer y que desarrollen habilidades sociales, que interactúen con las personas, siempre le ofrezco todo mi apoyo para que ella cumpla sus sueños, le he enseñado a ser objetiva y enfrentar los obstáculos. Ella desea ser arquitecta en el futuro. Nuestra meta como padres es lograr que antes que todo sea una niña sana, una niña feliz.

María se prepara para las competencias de baile que se avecinan y no solo agradece la oportunidad y el apoyo que le han dado sus padres Yeniber y Yudeikys. A su corta edad ha apostado por sus sueños y hoy se proyecta como una joven promesa de la danza en la ciudad de Louisville.

Por Yany Díaz, El Kentubano (Edición 143, Julio 2021)

Exaltando, reconociendo, y aplaudiendo las buenas obras y a los líderes de nuestra comunidad…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

LIVE OFFLINE
Loading...