Tesoros de Kentucky: Ashland, la plantación de Henry Clay

Cada una de sus paredes cuenta una historia. Su nombre ha sido fuente de inspiración de una de las carreras de caballos más importantes de los Estados Unidos.  Envuelta en una arquitectura bien conservada, Ashland, es el nombre de la plantación del estadista y político de Kentucky, del siglo XIX, Henry Clay. Considerado Monumento Histórico Nacional, este lugar de gran valor patrimonial, se encuentra ubicado en 120 Sycamore Road, en la ciudad de Lexington.

Clay fue miembro de la legislatura de Kentucky y también participó en el senado de Washington. En 1810 consiguió ser miembro de la Cámara de Representantes. Fue uno de los más fieros defensores de la guerra entre EEUU y el Reino Unido, y tras la derrota, negoció la paz en los acuerdos de Gante. Pese a sus dotes de orador y de ser muy popular, nunca fue elegido para presidente.

Llegó al estado de Kentucky desde Virginia en 1797. En 1804, comenzó a comprar tierras para su plantación fuera de los límites de la ciudad de Lexington. Con el tiempo se convirtió en un gran plantador y tuvo alrededor de 60 esclavos.

Sin embargo, se desconoce si nombró la plantación o retuvo un nombre anterior, pero se refería a su propiedad como “Ashland”, lo cierto es que vivió allí hasta su muerte, donde encontró la paz y serenidad que la naturaleza y los espacios que rodean a la mansión pudieron proporcionarle.

Usando las ganancias de su agricultura de trabajo forzado, Henry Clay comenzó a construir su casa de estilo federal en 1806. Añadió dos alas entre 1811 y 1814, diseñadas para él por Benjamin Latrobe. Los materiales de construcción deficientes, particularmente un tipo de ladrillo poroso, dieron como resultado una estructura inestable. El edificio probablemente resultó dañado y las muchas reparaciones de Clay nunca pudieron estabilizar completamente la casa. Su hijo y nieta se encargaron de reformarla un poco más tarde.

Clay había dividido la propiedad de Ashland entre tres hijos. Después de su muerte, su hijo James Brown Clay fue propietario, reconstruyó la casa y su familia vivió allí hasta su muerte en 1864. La Universidad de Kentucky compró Ashland y lo usó como parte de su campus hasta 1882, en que fue vendida a una de las descendientes.

La nieta de Henry Clay, Anne Clay McDowell y su esposo Henry Clay McDowell compraron la propiedad. Se mudaron con sus hijos en 1883. Su hija mayor, Nannette McDowell Bullock, continuó ocupando Ashland hasta su muerte en 1948. Ella fundó la Henry Clay Memorial Foundation, que compró y conservó Ashland. El museo de la casa histórica se abrió al público en 1950.

Varias ciudades, la ciudad de Ashland, Kentucky, en el condado de Boyd, la ciudad de Ashland, Missouri, en el condado de Boone, la ciudad de Ashland, Wisconsin, en el condado de Ashland y el municipio de Ashland, Pensilvania, en el condado de Schuylkill, fueron nombradas en honor a la finca

Durante el período de la Universidad de Kentucky, el regente John Bowman utilizó parte de la mansión para utilizar y exponer el Museo de Historia Natural de la Universidad.

Cuando su nieta Anne Clay McDowell llegó a Ashland en 1883, ella y su esposo remodelaron y modernizaron la casa, actualizándola con iluminación de gas y más tarde, electricidad, plomería interior y servicio telefónico.

Votado como uno de los museos favoritos de Lexington, este monumento, se encuentra abierto al público. Su misión es promover el legado de Henry Clay, compartir su relevancia continua a nivel local y nacional como un gran estadista y preservar su amado “Ashland” como testimonio de su amor por Kentucky y el país.

Por Yany Díaz (El Kentubano, edición 143, julio 2021)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

LIVE OFFLINE
Loading...