Rostros locales: German Bazan, del béisbol a la odontología

German Bazan: “el primer paso es el más difícil, avance siempre”   German

Por Yany Díaz, El Kentubano

(El Kentubano, edición 111, Octubre 2018)

Aun, cuando con inmenso orgullo publicamos frecuentes historias de jóvenes que en nuestra comunidad han logrado alcanzar sus sueños, nos llena de satisfacción contar la de German Bazan.

“Emigré a los Estados Unidos con mis padres a los 9 años. En esa época había pocos cubanos aquí en Louisville. Recuerdo que nos emocionábamos cuando veíamos a otros en las tiendas”, nos cuenta, “mi mamá ejercía la odontología en Cuba y mi padre era enfermero. Como muchos cubanos que dejan su profesión atrás en busca de un mejor futuro, cuando llegaron a la ciudad, los dos comenzaron a trabajar en la lavandería de un hotel. Fuimos afortunados de conocer otros cubanos en el área que nos ayudaron mucho. De esos momentos uno nunca se olvida. A una temprana edad aprendí que las buenas amistades se deben cuidar y siempre tratar de ayudar”.IMG_4523

No es secreto para nadie el largo camino que como emigrantes debemos transitar al llegar a este país, sin embargo, el secreto está en ver oportunidades donde otros solo pueden ver obstáculos.

“Esto es algo simple, pero me enseñó algo importante. Me gusta la pelota. Cuando era niño jugaba con otros amigos cubanos en la liga de Beechmont, detrás de la antigua Americana. Mi posición era el jardín central. Cuando comencé el preuniversitario, en el primer entrenamiento, el entrenador les dijo a los novatos que nos pusiéramos en la posición que sabíamos jugar. Todas las posiciones estaban ocupadas por veteranos menos la esquina caliente. Sin haber jugado nunca en el cuadro me puse en tercera base. Y desde ese día, jugué los 4 años dentro del cuadro. Nunca fui el mejor en el equipo, pero ese momento me ayudó a entender, que no hay por qué tenerle miedo a lo desconocido. El que no toma riesgos calculados, no triunfa”.

¿Qué te inspiró a estudiar Odontología?

“Los 7 años que trabajé en una farmacia me abrieron los ojos al mundo de la medicina. Me interesó mucho. La medicina, no importa la rama, es una materia con bastante flujo. Te mantienes aprendiendo nuevos métodos y recomendaciones. La odontología ya la llevaba en la sangre puesto que mi mamá ejerció la carrera en Cuba. Ella fue la que me introdujo a la profesión. ¿Cómo lo hice? Para estudiar Odontología primero hay que tomar varias clases de ciencias requeridas. Los requisitos para obtener un título de Biología son bien similares a los que requiere cualquier escuela de medicina u odontología. Por lo tanto, es común graduarse de Biólogo (una carrera de cuatro años) para después ingresar a la escuela de odontología (cuatro años más)”.

Una recomendación

“A todo aquel que tenga un sueño, una meta, si trazas un plan, llegarás. Ni más, ni menos. La comunidad cubana en Louisville es grande y fuerte, tenemos mucho que aportar a la ciudad”.

Su mayor orgullo ha sido recibir de manos de su madre su título de odontólogo, el esfuerzo y la consagración de este joven, rindió los frutos el pasado mes de mayo.

“Miro para atrás y me doy cuenta de que todo valió la pena. La universidad no es necesaria para ganar dinero en este país, pero sí te educa y te provee una llave para explorar y conocer el mundo. Cada uno de nosotros tiene sus metas. El primer paso es el más difícil. ¡Avance! Uno nunca es demasiado joven para liderar, ni demasiado viejo para aprender. Nosotros, los cubanos, ¡tenemos mucho que aportar! Estoy orgulloso de ser cubano y parte de esta comunidad.  Pa’lante”.

LIVE OFFLINE
Loading...