La inflación de EE. UU. se disparó un 7% el año pasado, la mayor desde 1982.

La inflación saltó a su ritmo más rápido en casi 40 años el mes pasado, un aumento del 7% respecto al año anterior que está aumentando los gastos domésticos, reduciendo las ganancias salariales y aumentando la presión sobre el presidente Joe Biden y la Reserva Federal para abordar lo que se ha convertido en la mayor amenaza. a la economía estadounidense.

Los precios de los automóviles, la gasolina, los alimentos y los muebles han aumentado considerablemente como parte de una rápida recuperación de la recesión pandémica que fue impulsada por grandes inyecciones de ayuda gubernamental y la intervención de emergencia de la Reserva Federal, que recortó las tasas de interés. A medida que los estadounidenses aumentaron el gasto, las cadenas de suministro se vieron restringidas por la escasez de trabajadores y materias primas.

El Departamento de Trabajo informó el miércoles que su medida de inflación que excluye los volátiles precios de los alimentos y la gasolina aumentó un 5,5% en diciembre, el aumento más rápido desde 1991. La inflación aumentó un 0,5% en general desde noviembre, frente al 0,8% del mes anterior.

Fuente: kentuckytoday.com, Traducido por: David Vázquez

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *